Crónica Sevilla 2017: "Nico, 1988" la cantante tras el grupo

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sevilla 2017: "Nico, 1988" la cantante tras el grupo

Curioso el caso, mientras en el pasado Festival de Cannes, la sección Un Certain Regard se inauguraba con "Barbara", un genial anti-biopic dirigido por Mathieu Amalric y dedicado a la cantautora Bárbara, casualidad o no, Orizzonti (la sección de Venecia equiparable a lo que es Un Certain Regard para Cannes) seguía sus mismo pasos en lo que a temática y enfoque musical se refiere, inaugurando con "Nico, 1988", otra suerte de anti-biopic dedicado en este caso a Christa Päffgen, la vocal de The Velvet Underground. Musa warholiana, femme fatale de Lou Reed y pareja sentimental de Alain Delon. Esta es la historia de la cantante tras el grupo. Y esta es también, la última vencedora de Orizzonti.

¿De qué va?

Nico, tras la Velvet Underground, la Factory de Warhol, sus discos y sus affaires con gente como Dylan, Hendrix, Lou Reed y Jim Morrison, murió un día de 1988 en Ibiza mientras paseaba en bicicleta junto a su hijo Ari, fruto de su relación con Alain Delon. Nico 1988 relata su última gira, perseguida por sus demonios y deseosa de romper con su pasado, abriéndose paso con fuerzas, rockera madura lejos de la gélida perfección por la que se la recuerda.

¿Quién está detrás?

Tras varios cortos y documentales sin mayor resonancia, "Nico, 1988" supone la obra definitiva que pone a la italiana Susanna Nicchiarelli en el mapa.

¿Quién sale?

La danesa Trine Drynholm ("Celebración", "La Comuna") tiene ante sí un reto mayúsculo (más aún si tenemos en cuenta que quien canta es ella misma) y peca de sobreactuación, de excesiva mimetización.

¿Qué es?

La cantante tras el grupo.

¿Qué ofrece?

Con forma de road movie desestructurada, resulta muy interesante como "Nico, 1988" incurre en el formato documental partiendo de la ficción (cuando normalmente suele ser al revés), como trabaja su lúgubre puesta en escena, que está muy cuidada y detallada (en ella encontramos claras señas del cine de R.W. Fassbinder, también del de Chantal Akerman) y resulta magnética en en el momento que emplea material de archivo para retratar la ciudad de Nueva York en los años 70 (como no podía ser de otra forma si éste viene cedido por todo un Jonas Mekas). También es loable y muy estimulante el hecho de que "Nico, 1988" se centra en diseccionar la chica tras el grupo, es decir, es un estudio de personaje, no un biopic sobre la popular banda musical, hecho que seguro, le hubiera dado un mayor potencial comercial si cabe. Más aún si hubiera incurrido en el carácter sensacionalista que en todo momento Susanna Nicchiarelli obvia y evita. Y es que tendría para dar y tomar. Sin embargo, la última ganadora de Orizzonti pincha a nivel argumental (no funcionan sus subtramas, un tanto forzadas) y también a nivel interpretativo. Y uno se queda con la sensación de lo que Todd Haynes hubiera sido capaz con este material entre manos. Sentimientos encontrados.


Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es