Crónica Sevilla 2016: "It's not the time of my life" dios salvaje

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sevilla 2016: "It's not the time of my life" dios salvaje

Es el "Dios Salvaje" de la Europa del Este. Globo de Cristal a la Mejor Película en el pasado Festival de Karlovy Vary y premio al Mejor Actor para quien también es su director, el húngaro Szabolcs Hajdu. Con esta sugerente carta de presentación llega "It's not the time of my life" a Sevilla. Y lo hace para competir por todo un Girladillo de Oro. Credenciales para ello, le sobran.

¿De qué va?

Dos hermanas: Ezster, con su marido Farkas y su hijo, vive una vida de revista en su piso bohemio chic. Ernella, con su marido e hija, llega en medio de la noche a casa de Ezster, buscando refugio tras fracasar una vez más. Pero ni lo que parece perfecto lo es (la relación de Ezster y Farkas hace aguas ante la crianza de su enervante hijo), ni el resentimiento y los complejos de Ernella y familia van desencaminados.

¿Quién está detrás?

Szabolcs Hajdu, cuya carrera se ha curtido en los festivales más importantes ("White Palms" participó en la Quincena de los Realizadores de Cannes 2006, "Bibliothèque Pascal" en el Forum de Berlín 2010 y "Mirage" en Toronto 2014), filma en su nuevo título su historia más íntima y sencilla, aunque no por ello simple.

¿Quién sale?

Ante cámara y tras ella, Szabolcs Hajdu es la verdadera estrella de "It's not the time of my life", una pieza de cámara que encuentra en el resto de su elenco (Erika Tankó, Orsolya Török-Illyés y Domokos Szabó) el vital plus interpretativo que de forma imprescindible necesita. Que el propio Hajdu también resultara galardonado con el premio a Mejor Actor en Karlovy Vary habla por si solo.



¿Qué es?

"Un Dios Salvaje" en la Europa del Este

¿Qué ofrece?

El teatro clásico francés estableció como regla inquebrantable la unidad de tiempo, espacio y acción; los libres caminos del cine de entretenimiento, ya no confinado entre las tres paredes de un escenario, sino capaz de volar de una punta a otra del globo, saltar de diez en diez años, hicieron volar por los aires estos preceptos. Pero el cine, como todo arte, tiene sus bifurcaciones y sus carreteras secundarias, y una de ellas acaba en "It's not the time of my life", un drama de cariz tan íntimo y familiar como definitivamente social que se toma de nuevo la máxima de la unidad espacio-temporal al pie de a letra. Como si del propio Polanski en "Un Dios Salvaje" se tratara, el húngaro Szabolcs Hajdu consigue, más que nunca, que sean los propios adultos quienes acaben pareciendo chiquillos en lo que supone un lento pero imparable descenso a los infiernos de la comodidad burguesa (y no tan burguesa) de Europa deel Este. Tensa y divertida a partes iguales, la gran vencedora del pasado Festival de Karlovy Vary se encierra entre cuatro paredes de un pequeño apartamento. Y lo hace para enfrentar a dos familias con un tipo de vida absolutamente opuesta a pesar de ser familiares entre ellas. Lo que empieza como una inmersión supuestamente superflua entre sus diferentes ideales y conceptos de vida acaba por estallar en un supurante conflicto familiar de incondicional arraigo emocional que acertadamente genera una constante sensación de claustrofobia y amenaza en el espectador. Y es que el de Hajdu es un mundo en miniatura a través del cual se disecciona una clase media-alta en toda su entereza. También un riguroso ejercicio de cámara que levita sobre un impecable juego de espacios. Un día cualquiera en una familia cualquiera que sin embargo, evoluciona hacia la borrachera, el vómito, el insulto y la violencia. En definitiva, lo que para muchas esferas familiares podría suponer el pan de cada día.




Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es