Crónica Sevilla 2016: "In bed with Victoria" ella baila sola

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sevilla 2016: "In bed with Victoria" ella baila sola

Fue incluida entre las 10 mejores películas del año según Cahiers du Cinema, filmada en buena parte durante la jornada electoral francesa y la película clave de la Francia que dio la bienvenida a François Hollande. Hablamos de "La Batalla de Solferino", un debut ciertamente único y distintivo que sobreimprime su ficción en el paisaje documental de una Francia entre histérica y eufórica. Una comedia agridulce que fluye con ironía y mucho humor de lo público a lo privado, de los medios a los miedos, del revolcón a la revolución, de las historias privadas a la Historia. Y todo ello bailando con gracia y agilidad al compás del Lose your soul de Dead Man's Bones (el grupo musical de Ryan Gosling). En definitiva, la principal 'culpable' de que Justine Triet inauguraraeste año la Semana de la Crítica de Cannes con su segunda (y nuevamente maravillosa) película, "In Bed with Victoria". Lo que precisamente ahora le lleva a ser una Nueva Ola en Sevilla.

¿De qué va?

Victoria Spick es una abogada penalista, madre soltera que en una boda se encuentra a tres hombres: David, el padre de sus hijas, Vincent, un amigo, y Sam, un ex camello a la que ella había sacado de un apuro. Al día siguiente, la pareja de Vincent lo acusa de intento de asesinato. El único testigo de la escena es el perro de la víctima. Victoria va a desafiar sus límites aceptando defender a su amigo en un proceso más absurdo que realista. Sam, por su parte, se instala en casa de Victoria reconvertido en cuidador de niños y aprendiz de abogado. Por su parte David, su ex, obtiene un gran éxito con un blog en el que traza un retrato poco favorecedor de la abogada. Obligada a demandarle, Victoria va a tener que manejar al mismo tiempo los dos pleitos, su iniciación al comportamiento de los animales y el redescubrimiento de su propio deseo.

¿Quién está detrás?

Una promesa hecha realidad. Tras ser nominada a los César por ese sensacional debut que resulto ser "La Batalla de Solferino", Justine Triet se confirma con "Victoria" como ese nuevo referente de la comedia francesa que atisbaba ser. ¿La nueva Valerie Donzelli? Incluso mejor.

¿Quién sale?

Protagonista de anodinas comedias románticas como "La oportunidad de mi vida" y "20 años no importan", Virginie Efira nos brinda su interpretación más relevante y definitivamente memorable. Uno de esos papelones que bien seguro, le abrirán la puerta a proyectos más destacados y resonantes. Difícilmente disfrutaremos de una caracterización tan compleja y a su vez, tan enérgica, como la que nos ofrece 'vestida' de "Victoria". Junto a ella, dos de los rostros actualmente más reconocibles del cine francés: Vincent Lacoste (nominado al César por su trabajo en "Hipócrates") y Melvil Poupaud (al que vimos en "Laurence Anyways").



¿Qué es?

Una actualización en clave francesa de las clásicas screwball comedies.

¿Qué ofrece?

Una comedia alegre, sincera y contemporánea sobre una joven madre soltera tratando de encontrar el equilibrio entre su carrera y su vida amorosa. Es como de buenas a primeras podríamos presentar la vital y enérgica “In bed with Victoria”. Una obra genuinamente carismática que ante todo, se conjuga y propulsa sobre dos nombres propios: el de Justine Triet tras la cámara y el de Virginie Efira ante ella. La explosiva directora francesa vuelva a brindarnos una desbordante inmersión sobre el mismo microcosmos que levitaba su reveladora ópera prima: una madre soltera, laboralmente hablando tan prolífica y exitosa, como lo es caótica y desmadrada en su vida íntima. Una mujer llena de vida que sin embargo, no sabe como llevarla. En este sentido, las similitudes entre “La Batalla de Solferino” y “Victoria” son tan evidentes como significativas: desde como Triet rueda y enmarca los interiores (siempre con muchos elementos presentes, el empleo de una paleta de colores en la que el azul y sobre todo, el rojo, vuelven a estar presentes) a la forma vibrante y desenfadada con la que construye la crisis existencial que acucia a su protagonista, pasando por el protagonismo que adquiere el personalísimo empleo que hace de su exquisita banda sonora. Pero no todo son similitudes, "Victoria" también presenta una diferencia remarcable respecto a su predecesora: mientras que con su ópera prima partía del contexto familiar para abrazar la reflexión social, en el caso de su segunda película profundiza en la intimidad de su protagonista obviando toda posible connotación colectiva (de una ‘batalla’ pasamos a un nombre propio tal y como ambos títulos elocuentemente nos advierten). Un discurso aparentemente no tan ambicioso aunque no por ello resulte menos virtuoso. Como las mejores screwball comedies encumbradas por el cine clásico americano, “In bed with Victoria” destaca por su ritmo endiablado, por unos diálogos tan inspirados como viperinos y en definitiva, por no ofrecer apenas respiro. Todo un disfrute.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es