Crónica Sevilla 2016: "Exile" en tierra de nadie

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sevilla 2016: "Exile" en tierra de nadie

Presentado fuera de competición, el nuevo documental de Rithy Panh supone la continuación más lógica y coherente que dos de sus magistrales predecesoras podrían tener: si “S-21: máquina de matar” levitaba sobre el propio espacio en el que se cometieron gran parte de los atroces crímenes durante el genocidio camboyano perpetrado por los Jemeres Rojos y “La Imagen Perdida” lo evocaba y escenificada desde el empleo de la animación y el stop-motion, “Exil” los procede yendo un paso más allá, situándose en los efectos espirituales y existenciales producidos a cuenta de esa devastadora sensación de exilio que conlleva la ex-patriación obligada. Una de las situaciones más conflictivas y dolorosas a las que se puede ver enfrentado el ser humano y que fue experimentada y vivida por el propio director. Ya lo dijo Victor Hugo: "el exilio es un largo insomnio". Aquí no hay quien duerma.

¿De qué va?

"Exile" es una meditación sobre la ausencia, sobre la soledad interior, geográfica, política. "Exile" también constituye una tentativa de elucidación del chico de Kampuchea democrática y del adulto que no acepta la injusticia: ¿qué revolución queremos? ¿Una revolución para el hombre y con el hombre? ¿Una revolución pensada para el ser humano, basada en el respeto y la comprensión? ¿O una tentativa de destrucción de falsa pureza que consiguió tantos adeptos en Asia y en Occidente?

¿Quién está detrás?

Es junto a Claude Lanzmann, el gran tótem del cine documental genocida y como tal, el enémigo público número uno del empleo de la imagen de archivo para retratar la masacre y el exterminio. Nacido en Phnom Penh y víctima de los Jemeres Rojos, el camboyano Rithy Panh no solo ha dedicado su carrera cinematográfica a recordar y mantener en la memoria las atroces consecuencias del holocausto que arrasó su pueblo, también a reivindicar y reflexionar con absoluta destreza la rigurosa base artística y visual con la que se debe documentar semejante barbaridad. Tras golpearnos en seco con un documental tan duro como magistral que abordaba lo sucedido en el Centro de detención y torturas S-21, ubicado en el centro de Phnom Penh, capital de Camboya, de 1975 a 1979, Rithy Panh repitía hito haciéndose con el Premio a Mejor Película gracias al maravilloso empleo del stop-motion por el que destacó su anterior y magistral "La imagen perdida".



¿Qué es?

La película de alcance más universal de Rithy Panh, también la más poética. En ella encontramos citas que van desde Baudelaire a Robespierre pasando por Mao Tse Tsung o Victor Hugo.

¿Qué ofrece?

Una meditación lírica y poética, de arrebatador poderío visual, sobre el exilo o más bien dicho, sobre la existencialidad del mismo. La sensación de abandono, el desarraigo tanto familiar como terrenal más cruel y doloroso, la deriva introspectiva o la depresión emocional, son las sensaciones que Rithy Panh atribuye a las consecuencias del acto revolucionario. Una acción supuestamente humana y social, en pos de lo democrático, que sin embargo, y al menos en el caso de los Jemeres Rojos, acaba por atentar contra todo resquicio de humanidad, contra toda posibilidad de respeto y comprensión hacia el prójimo. Un concepto ligado a la libertad que soterra una falsa pureza y que tiene la destrucción social como solución final. Al fin y al cabo, hablamos de los peligros de la condición humana, de la corrupción del alma merced de aquel pecado capital que supone la avaricia y que guarda en ella las ansias de poder. En este sentido, “Exile” no solo supone la obra más universal de Rithy Panh sino que también la más personal. Una obra expansiva y poderosa que se construye a través de un trabajo sublime de puesta en escena, empleando todo tipo de recursos visuales que le llevan a enfrentar los colores de hoy a las imágenes de ayer, cuya hipnótica cadencia acaba por sentirse tan arrebatadoramente hermosa como profundamente dolorosa.





Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es