Crónica Sevilla 2016: "A War" algunos hombres buenos

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sevilla 2016: "A War" algunos hombres buenos

Tras sorprender a propios y extraños con la intensa y absorbente "Secuestro (A Hijacking)", una suerte de "Capitán Philips" danés que obtuvo una excepcional acogida crítica a su concurso en Orizzonti de Venecia 2013, Tobias Lindholm, habitual guionista de Thomas Vinterberg, vuelve al campo de batalla con una historia que de forma paralela, aborda la guerra que viven los soldados daneses en Afganistán y la guerra del día a día que mantienen sus familias, en este caso, en Dinamarca. Tal cual, que "A War" resultara merecidamente nominada al Oscar de Mejor Película de Habla no Inglesa es su inmejorable carta de presentación. A ella

¿De qué va?

El Comandante Noel y sus hombres están estacionados en una provincia afgana mientras su esposa trata de sostener la vida cotidiana junto con tres niños que añoran a su padre. Durante una misión rutinaria, Claus y sus hombres quedan atrapados en un fuego cruzad y con el fin de salvar sus vida, Noel toma una decisión que tiene graves consecuencias para él y su familia en casa.

¿Quién está detrás?

"A War" significa la tercera película como director del aclamado guionista de Thomas Vinterberg, Thomas Lindholm, tras su resonante debut "R" y la voraz "Secuestro" ("A Hijacking").

¿Quién sale?

Thomas Lindholm vuelve a contar con su actor fetiche, el protagonista de "Secuestro (A Hijacking)", Pilou Asbæk, que una vez más brinda una interpretación tan sólida y visceral como absolutamente contenida y creíble. Destacar además que "A War" también la protagonizan soldados y refugiados afganos reales que se codean con excelentes secundarios profesionales.





¿Qué es?

Una película de guerra ejemplar que resultó merecidamente nominada al Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa.

¿Qué ofrece?

"A War" bien podríamos señalarla como el ejemplo perfecto de cine de guerra. Estructurada claramente en dos partes bien diferenciadas, el campo de batalla y un posterior juicio en Dinamarca, Tobias Lindholm logra en todo momento mantener la objetividad y distancia. Aquí no hay bandos, tampoco buenos ni malos, ni mucho menos intención reaccionaria. Lo que si que hay es un hombre que a pesar de su íntegra personalidad, a pesar de su buena voluntad, se ve sacudido y golpeado por empuñar un arma, por debatirse entre el cumplimiento de los reglamentos militares, su responsabilidad ante sus hombres y los civiles afganos, así como su deseo de volver a casa. Sobre este ambiguo y enmarañado dilema ético y moral levita lo nuevo del director de "Secuestro (A Hijacking)", dejando en manos del espectador una conclusión a la que posiblemente no llegue sin una ardua reflexión. Eso sí, solo admite una única imposición; la de señalar la guerra como ese monstruo imparable que se lleva todo por delante, tanto a quien participa de forma directa (independientemente de cual sea su voluntad humanitaria, su predispocición a colaborar y auxiliar) así como a quien la vive desde la distancia por tener un ser amado inmerso en ella. A todo este riguroso y complejo trasfondo argumental, cabe añadir su poderío y empaque a nivel formal, destacando una estruendosa escena de acción en pleno campo de batalla que de por si sola se encumbra como uno de los grandes momentazos que seguro, viviremos a lo largo del festival.





Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es