Crónica Sevilla 2015: "One Floor Below" no matarás al vecino

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sevilla 2015: "One Floor Below" no matarás al vecino

¿De qué va?

Después de haber sido el único desafortunado testigo de una pelea doméstica que termina en asesinato, Patrascu se encuentra en desacuerdo con dos muy cercanos vecinos: uno es un extraño supuesto asesino. El otro es su propia conciencia.

¿Quién está detrás?

Con "One Floor Below" Radu Muntean pasa de ser el alumno aventajado de Cristian Mungiu, Corneliu Porumboiu y Cristi Puiu, a ser uno más de ellos. Maestro.

¿Quién sale?

Rostros desconocidos como los de Ionut Bora, Liviu Cheloiu o Calin Chirila cumplen con creces, con naturalidad y sin apenas estridencia, junto al ya más conocido Vlad Ivanov, uno de los principales estiletes de la escena rumana, a quien hemos podido disfrutar con anterioridad en joyas maestras del calado de "El Concierto", "4 meses, 3 semanas, 2 días" o "Police, Adjective"

¿Qué es?

Un ejemplo difícilmente mejorable de las grandes virtudes que atesora la nueva ola de cine rumano.

¿Qué ofrece?

Sin grandes alardes pero logrando un resultado imponente, con poco ruido pero muchas nueces, Radu Muntean vuelve a dar con la tecla correcta, pasando en este caso del prisma íntimo y sentimental por el que se regía "Martes, después de navidad", al familiar y definitivamente social en el que se enmarca "One Floor Below". Y lo hace poniendo el dedo en la llaga sobre una de los mayores lacras que asola nuestra sociedad, principalmente la clase media de la supuesta Europa del bienestar: el individualismo más descarnado sin apenas aparentarlo, el "no me vengas con problemas, que bastante tengo con los míos" aplicado a su extremo más cotidianamente crudo y apático. Pero claro, hablamos de cine rumano, y como tal, para articular tan necesaria denuncia no hace falta subrayar, tampoco sustentarse sobre innecesarios giros o redundates golpes de efecto. Más bien todo lo contrario. "One Floor Below" es un thriller social que exige la indaganción constante por parte del público para realmente saber a qué atenerse, para finalmente entender qué es lo que realmente pretende. Es lo que podría ser un día más en cualquiera de nuestros vecindarios, precisamente lo que da miedo de verdad. Su audacia conceptual que parte desde la aparente simplicidad, es lo que lleva al nuevo film de Radu Muntean a encumbrarse en lo más alto de cuantos participaron en Un Certain Regard del pasado Festival de Cannes. Dará que hablar, pero sobre todo que pensar.


Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es