Crónica Sevilla 2015: "Eisenstein in Guanajuato" Peter Greenaway re-monta

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sevilla 2015: "Eisenstein in Guanajuato" Peter Greenaway re-monta

No lo vamos a negar, las señales de vida que a nivel cinematográfico nos ha dado Peter Greenaway en los últimos diez años nos hacía pensar que estaba en el ocaso de su carrera cinematográfica. Más aún, si nos atenemos a esa incendiaria afirmación de “que el cine ha muerto”, que ha propagado los últimos tiempos contra viento y marea. Es por ello que, la incursión de su nueva película en Sección Oficial de las pasada Berlinale nos picaba mucho la curiosidad, aunque apenas confiáramos en ella. No más lejos de la realidad, Peter Greenaway vuelve a escena de la mano del mejor representante posible para sacar la mejor versión de su insobornable anti-cine: Sergei Eisenstein.

¿De qué va?

En 1931, y tras el éxito de “El acorazado Potempkin” y “Octubre”, el director soviético Sergei Eisenstein viaja a Guanajuato para dirigir su nueva película, “Que viva México". Allí se encuentra con una nueva cultura y descubre otra revolución, incluso aplicada a su propio cuerpo y sexualidad, al mismo tiempo que lidia con los problemas de financiación con su aliado estadounidense, el novelista Upton Sinclair. Al mismo tiempo, se deja cautivar por una divertida y provocativa tierra extranjera desde la que se replantea la idea que guarda de su país natal, y ante todo, del régimen estanilista.

¿Quién está detrás?

Prototipo del cineasta-artista europeo, totalmente alejado de los supuestos de cine comercial actual, Peter Greenaway es un escéptico de las restrictivas fronteras del cine. Sus películas atentan directamente contra las características del cine narrativo tradicional, razón por la que muchos críticos han definido su producción como anti-cine, sin tan siquiera considerarlo cineasta. Todo un cumplido para un artista que siempre ha mantenido una actitud inquieta con respecto a las inhabilidades del séptimo arte, por mucho que llevará los últimos años en la cuerda floja. Hasta día de hoy.

¿Quién sale?

Ha nacido una estrella. El finés Elmer Bäck huele a futura estrella de Hollywood. Junto a él, un Luis Alberti que solo destaca por su genial caracterización. Ahí lo dejo.


¿Qué es?

Peter Greenaway en su mejor versión posible y en toda su esencia.

¿Qué ofrece?

No hay tacto, no hay olor, no hay temperatura, audiencias pasivas y sedentarias, desmedida búsqueda de la realidad, actores educados para pretender actuar, ilusiones planas, poca compresión de la pantalla como pantalla, intereses comerciales omnipotentes...y sigue sumando. Estas son algunas de las tiranías a las que Greenaway afirma enfrentarse con su cine, el cuadro, el actor, el texto y, la más molesta de todas, la tiranía de la cámara. Ambages de los que logra desprenderse con genio y criterio, con histrionismo pero ante todo, con clase irreverente y transgresora elegancia, a través de esta obra gamberra de estructura operística y su carácter intrínsecamente polifacético. Y es que, el intratable director británico no podía encontrar mejor pareja de baile posible con el principal referente del montaje en el cine.

Haciendo uso de una edición endiablada, de colores despampanantes y saturados, insólitos planos de arrebatador calado pictórico, pantallas distintivamente partidas e infinidad de recursos formales con fin iconoclasta, Greenaway cita deliberadamente y modifica las propias herramientas cinematográficas de Eisenstein, transformando al héroe con sorna, excentricidad y no sin gracia y menos aún sin realmente sugerir el incondicional amor que le profesa, en un grand guignol tan intencionadamente ridículo y profano como entrañablemente trágico, abrumadoramente hermoso, que tiene además el delirio añadido de presentar la revolución sexual de un revolucionario del arte de forma tan extremadamente explícita como inspiradamente divertida y descaradamente deshinibida en el que será, sin duda, uno de los grandes momentazos por los que recordaremos esta nueva edición del Festival de Sevilla (y que no revelaremos por no caer en el spoiler). De hecho, ya lo fue en la Berlinale. Futura obra de culto a la vista. Tal para cual.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es