Crónica Sevilla 2015: "Dead Slow Ahead" el hombre devorado por la máquina

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sevilla 2015: "Dead Slow Ahead" el hombre devorado por la máquina

Premio especial del Jurado de la sección Cineasti del presente del pasado Festival de Locarno, el "Dead Slow Ahead" del español Mario Herce es sin duda uno de los grandes descubrimientos españoles del año. Una suerte de película postapocalíptica entre cuyos posibles referentes podemos encontrar "Leviathan" tanto como "Alien". En resumidas cuentas, el fin del mundo más real y tangente jamás vivido. Al abordaje.

¿De qué va?

Un carguero atraviesa el océano. La hipnótica cadencia de sus engranajes revela el continuo movimiento de la maquinaria devorando a sus trabajadores: los últimos gestos del viejo oficio de los marineros, desapareciendo bajo el ritmo autómata del siglo XXI. Quizá se trate de una nave a la deriva, o del último ejemplar de una especie en extinción con sus motores girando, imparables.

¿Quién está detrás?

"Dead Slow Ahead" supone la ópera prima de Mario Herce, director de fotografía de películas que encumbran el nuevo cine español como es el caso de "Arraianos", "El quinto Evangelio de Gaspar Hauser" y "Slimane".

¿Qué es?

"Leviathan" (Lucien Castaing-Taylor, Verena Paravel) + "Alien"

¿Qué ofrece?

"Dead Slow Ahead" nos embarca en un monstruoso carguero que es alimentado hasta la inconsciencia por humanos convertidos en autómatas, cuyo abyecto trayecto es retratado bajo un apabullante potencial estético, tan sensorialmente abrumador como visualmente hipnótico. Lo que nos lleva a una suerte de película apocalíptica, cine de terror en estado puro que sin embargo, se enmarca en nuestra alienada realidad mucho más que en una imaginada fantasía negra, entre cuyos posibles referentes podemos encontrar "Leviathan" tanto como "Alien", y cuyo desolador retrato humano, en el que el hombre es contundentemente devorado por la máquina, incluso bien podría llevarnos a la destructiva filosofía que proclama el "Tetsuo" de Shinya Tsukamoto, por más que su propuesta se sitúe en las antípodas de ésta. Y es que Herce, también sorprende por un cuidadoso y apabullante registro artístico en el que destaca la capacidad de abstracción sensorial que emanan sus poderosas imágenes, así como su sobrio montaje, que se siente tan penetrante e hipnótico como definitivamente inmersivo y armónico. En resumidas cuentas, el fin del mundo más real y tangente jamás vivido. Al abordaje.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es