Crónica Sevilla 2015: "Body" caminando entre los vivos, levitando entre los muertos

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sevilla 2015: "Body" caminando entre los vivos, levitando entre los muertos

Habitual de la Berlinale, donde este año volvía por tercer año consecutivo, la realizadora polaca Małgorzata Szumowska se hizo con el merecido Oso de Plata a la Mejor Directora con su película más particular, interesante y definitivamente original hasta la fecha. A camino entre el drama más hiriente y la comedia más inclasificable, "Body", programada en Sevilla en el prestigioso marco que supone la Selección EFA, destaca por un tono cómico tan genuino como prácticamente insólito.

¿De qué va?

"Body" es una historia construida en torno a tres personajes. Janusz, médico forense, prolijo en su trabajo pero poco afectivo con su hija. La hija, Olga, anoréxica y aún en duelo por la muerte de su madre. Y Anna, una terapista de peculiares métodos a cuya clínica va a parar Olga, y que en sus ratos libres invoca espíritus de fallecidos.

¿Quién está detrás?

Tras competir el pasado año en Sección Oficial con "Amáras al Prójimo" y hace dos en Panorama con "Ellas" de la mano de Juliette Binoche, la polaca Małgorzata Szumowska obtuvo el Oso de Plata en Berlín por este film.

¿Quién sale?

Janusz Gajos, Maja Ostaszewska y Justyna Suwała mantienen el equiilibrio perfecto, moviéndose al límite, con garbo y solidez, entre la caracterización cómica, dramática, incluso terrorífica.

¿Qué ofrece?

Una meditación extrañamente esótérica, inclasificablemente cómica, dramáticamente reflexiva, sobre la aguda crisis personal y existencial que conlleva la pérdida de los seres queridos, a la vez que una insólita reflexión sobre lo qué significa un cuerpo, ya sea éste gordo o delgado, vivo o muerto. A camino entre el género fantástico sobrenatural y la comedia profundamente negra, Małgorzata Szumowska se aleja de la escuela austríaca, de la frontalidad de Seidl a la que de buenas a primeras podría sugerir su personalísima propuesta, para abrazar el humor deadpan más cercano al cine nórdico. Sorpresa mayúscula. Y es que, a camino entre el dolor más hermético e impenetrable y el humor negro más sorprendente y absurdo, la directora polaca ha rodado sin duda, su mejor película hasta la fecha. Una destacable muestra de cine de autor mucho más enfocada a disfrutarse en un Festival de Sitges que mismamente en San Sebastián. Y claro, entre dos aguas, Sevilla tenía que ser su definitiva tierra prometida. No se si me explico, pero cuando la vean me entenderán. Y es que tiene su juego. Acierto.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es