Crónica L'Alternativa 2014: "ReMine. El último movimiento obrero" dignidad obrera

Fuente: Ricardo Jornet (filmin)

Crónica L'Alternativa 2014: "ReMine. El último movimiento obrero" dignidad obrera

Mención Especial del Premio Derechos Humanos en BAFICI y premiada también en el pasado festival de Sevilla, "ReMine: el último movimiento obrero" es un grito de dignidad para los obreros asturianos y sus familias que retrata una forma de vida en trance de desaparecer, pero que ha sido esencial para la constitución de la sociedad del bienestar contemporánea. Uno de los documentales españoles más reivindicativos de los últimos años.

¿De qué va?

El filme documental sigue, en todo momento al pie del cañon, las movilizaciones obreras que a mediados de 2012 se propusieron protestar por los recortes gubernamentales a un oficio que en las últimas décadas ha dejado apenas a 2000 profesionales en activo en nuestro país, esencialmente en Asturias. La multitudinaria marcha hasta Madrid, los cortes de carreteras, la lucha poco mediatizada de las mujeres y familia de los mineros... el documental va hilando todos estos relatos para acabar por construir un filme en el que la dignidad viene a través de la valentía, el esfuerzo y el tesón de unos seres humanos por defender su forma de vida.

¿Quién está detrás?

El perfil de Marcos Martínez Merino es interesante porque el cineasta no proviene de las escuelas de cine, sino del periodismo profesional para televisión, el cual Martínez dejó para centrarse en documentar la lucha por sus derechos de los mineros asturianos; la financiación del documental, de hecho, pasó en gran parte por las ventas del libro-DVD "#resistenciaminera", hecho en colaboración con el premio Pulitzer asturiano Javier Bauluz.

¿Quién sale?

Como en la mayoría de filmes de esta edición de l'Alternativa, el acento no se pone en los actores profesionales, sino en el sentimiento de realidad que transmiten las experiencias, gestos, movimientos y rostros de sus personajes, extractos del mundo real que el estilo documental nos traslada de la manera más fidedigna posible. En este sentido, los protagonistas de "ReMine" son, efectivamente, los obreros que padecen los recortes, en primer grado, pero sobre todo (y esto dota al documental de un valor añadido que amplifica su mensaje social) sus familias, pueblos y entorno, en el cual las consecuencias de las políticas gubernamentales se hacen notar como el carbón mancha una pared blanca.

 

¿Qué es?

Un grito de denuncia desde lo más profundo de las minas hasta llegar a la capital del Estado, que recorre sin cortapisas ni concesiones, la cámara siempre junto a los personajes y sus disputas, las luchas físicas y mentales que tienen que superar los mineros asturianos, sus familias y sus pueblos. El retrato de un enfrentamiento con el sistema que clama por la reivindicación de una forma de vida a punto de desaparecer.

¿Qué ofrece?

Que el subtítulo del filme haga referencia a los últimos movimientos obreros (es decir, a la práctica imposibilidad de la lucha proletaria en el mundo contemporáneo) dice mucho acerca de su mensaje y voluntad últimos: retratar un estilo de vida que, moribundo, se revuelve en la tumba y se resiste a irse de este mundo, una sombra anacrónica, pero llena de una dignidad perdida, de algo que una vez sostuvo nuestra sociedad. En este sentido, hay un romanticismo exacerbado que recorre toda la película, y que haría que el espectador sospechase demasiado de la parcialidad de lo que se muestra si no fuera porque Martínez Merino, en su inteligencia, se cuida mucho de combinar lo romántico con los datos concretos y las luchas particulares.

Así, el filme ya tiene mérito de por sí como documento incontestable de una revuelta social minera que quizás no se vuelva a repetir, en la magnitud que se retrata en el documental, nunca más. Y, sobre todo, como canto poético a los hipotéticos triunfos, aunque sean apagados en comparación con los de otras épocas, de la revolución social. Pues las protestas no son en vano, los piquetes tienen un por qué y tras la oscuridad de la mina siempre llega la luz del sol; aunque los mineros no lleven las de ganar en nuestro mundo acelerado, ya se han ganado algo que muchos otras clases dominantes quisieran para sí mismas: una dignidad incontestable.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es