Crónica Gijón 2018: "Support the Girls" el Bar Coyote en la era del #MeToo

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Gijón 2018: "Support the Girls" el Bar Coyote en la era del #MeToo

"El Bar Coyote" en la era del #MeToo. Así es como de buenas a primeras podemos definir la nueva, enérgica y definitivamente carismática comedia de Andrew Bujalski, la cual nos presenta, además, uno de los personajes más entrañables y memorables de cuantos nos ha brindado el cine independiente norteamericano en los últimos años. La reciente nominación a Mejor Actriz obtenida por su protagonista Regina Hall buena cuenta nos da de ello. Tras tener su estreno mundial en el South by Southwest Festival, "Support the Girls" tiene su esperada premier nacional en el inmejorable marco que para el mejor cine indie supone la Sección Oficial del Festival de Gijón. 

¿De qué va?

Lisa es una gerente de un restaurante muy involucrada que intenta mantener el lugar a flote, llevarse bien con el propietario y los clientes, y apoyar a sus empleados. Pero una avalancha de problemas acumulados gradualmente mina su paciencia.

¿Quién está detrás?

Pese a la crisis, el cine continúa siendo un lugar en el que fluye el dinero y parece raro que un director de esta lista pueda tener problemas económicos. Andrew Bujalski es uno de los creativos más interesantes que ha de reconsiderar su futuro al necesitar dinero: "Oh cielos, tenía que haber ganado dinero hace dos años, y ahora, ¿realmente necesito hacer dinero?". Así, la enseñanza o la escritura de guiones comerciales son las vías a las que está recurriendo. Curioso cuanto menos el caso, teniendo en cuenta que, tras estrenarse en el Festival de Sundance, su anterior "Computer Chess" fue una de las grandes sorpresas de 2015 gracias a una revisión tan cómica como inclasificable sobre los programadores de software de ajedrez allá por los años 80. Una rareza extremadamente snob y vintage (en el mejor de los sentidos) a la que Bujalski da continuidad con "Support the Girls". 

¿Quién sale?

Co-protagonizada por ese nuevo tesoro llamado Haley Lu Richardson que recientemente nos ha descubierto la sublime "Columbus", la verdadera reina de la fiesta es Regina Hall, cuya apabullante caracterización le ha valido una nominación en los Independent Spirit Awards recién anunciados. El que le ha hecho Andrew Bujalski es un regalo que no admite comparación. Personaje estoico y carismático donde los haya, su personaje es para "Support the Girls" lo que el personaje de Willem Dafoe fue para "The Florida Project". Un papel que por cierto, le valió una nominación al Oscar. Bien podría ser también el caso de Regina Hall. Por qué no.

¿Qué es?

"El Bar Coyote" en la era del #MeToo

¿Qué ofrece?

La camaradería femenina en su versión más carismática y sincera. Mujeres supuestamente objeto cuya personalidad, integridad y determinación rompe con toda posible barrera en su proceso de emancipación humana y personal. Tal y como ya sucediera con "El Bar Coyote", en "Support the Girls" encontramos un grupo de chicas sexys, camareras que bien pueden provocar a los clientes con sus atrevidos atuendos y convertir el restaurante que regentan en un punto de atracción para los hombres. Pero que nadie se equivoque, el abrazo que prosigue a un llanto en la secuencia de apertura nos da buena cuenta de la liga que Andre Bujalski juega mas allá de los shorts y los escotes: el de la sororidad elevada a su máxima expresión. De hecho, es la gerente Liza, sin duda alguna el alma y corazón del que late su nueva película, quien no tarda en recalcar a sus empleadas que él que regentan es, ante todo, un establecimiento familiar. Y no duda un segundo en lidiar con mano de hierro en cuanto uno de los clientes se pasa de la raya, ya sea a nivel físico o verbal. También en el momento que alguna de las chicas se sobrepasa en sus formas. De hecho, todas y cada una de las decisiones que Liza toma a la largo del caótico día que de principio a fin recorre "Support the Girls" sirve como aleccionador ejemplo para esta nueva y necesaria era del #MeToo. Tanto es así que no duda un solo instante en recurrir al topicazo que supone el lavado de coches por chicas sexys cuando una de sus empleadas necesita urgentemente de ayuda económica tras ser detenida por atropellar intencionadamente con el coche a su novio maltratador. Eso sí, manteniendo siempre unos estrictos códigos de conducta por parte de las chicas que no deja un mínimo resquicio a que sus cuerpos sean tratados como meros objetos. Y es que en este caso son finalmente los hombres quienes acaban siéndolo a merced del interés de ellas. 

Es decir, lo que nos encontramos es, en efecto, una comedia feminista que clama la revolución, cuya articulación precisamente subvierte todos y cada uno de los códigos machistas sobre los que la comedia americana se ha construido a lo largo de los últimos cuarenta años. Una película de gran calado emocional que se construye sobre un tratamiento formal acertadamente directo y naturalista, donde se obvia todo posible exceso y floritura técnica. Bujalski demuestra tener claro que el verdadero objetivo de la cámara no es otro que evidenciar, desnudar y definitivamente voltear el espectro masculino con el que se han abarcado hasta día de hoy cada uno de los conflictos personales y sociales a los que Liza y sus chicas se enfrentan a lo largo de 24 horas. "Support the Girls", nunca mejor dicho. 



Publica un comentario

Sin valoraciones