Crónica Gijón 2018: "Relaxer" the end of the f***ing world

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Gijón 2018: "Relaxer" the end of the f***ing world

No podía fallar a la cita. Un certamen históricamente ligado al más radical y arriesgado cine de autor que nos llega del otro lado del charco cuenta con la participación de quien probablemente sea el realizador de cine indie norteamericano más rematadamente punky del momento. Joel Potrykus llega a la emergente Sección Rellumes del Festival de Gijón con "Relaxer", la cual no han tardado en señalar como "una obra maestra de nostalgia depravada de los 90".  Ni más, ni menos. Pacman, "Slacker" y la entrada en este nuevo milenio son en este caso sus principales puntas de lanza para dinamitar, una vez más, ese monstruo llamado capitalismo americano. A jugar.

¿De qué va?

"Relaxer" nos devuelve a los albores del nuevo milenio de la mano de Abbie, quien tiene que afrontar el desafío definitivo antes del supuesto apocalipsis: no podrá levantarse del sofá hasta que se pase el imbatible nivel 256 del Pac-Man.  

¿Quién está detrás?

Una reflexión corrosiva y agridulce de la juventud americana de clase trabajadora explicada a través de las desventuras de un caústico y anárquico postadolescente atrapado entre videojuegos clásicos, el heavy metal y Freddy Krueger. Fue el transgresor punto de partida de la extraordinaria obra cumbre de Joel Potrykus"Buzzard", programada en la edición del Atlántida Film Fest 2015. Uno de los principales abanderados del nuevo cine indie-punk americano que tras seguir su insobornable senda con la anterior "The Alchemist Cookbook" (2016) y darse a conocer con la sorprendente "Ape" (2012), vuelve a utilizar su nueva película como arma arrojadiza contrta el monstruoso capitalismo que impera en Estados Unidos. 

¿Quién sale?

Es su actor fetiche. Con su parecido más que razonable a todo un Buster Keaton (razón de peso habrá tenido en ello para que "Relaxer" directamente abrace la comedia slapstick) con su mirada penetrante y y gesto facial desconcertante, Joshua Burge vuelve a protagonizar la nueva obra de Potrykus tras hacerlo también con "Buzzard" y "Ape". Fue tan solo en su anterior "The Alchemist Cookbook" donde el realizador norteamericano prescindió de sus servicios. Y no precisamente por capricho. El reparto lo conformaron tan solo tres actores, todos ellos de color. Fuerza mayor.

¿Qué es?

Un cruce imposible entre "Slacker" y "El Ángel Exterminador", entre  "El cuchitril de Joe" y "Danzad, danzad, malditos" (en versión gamer), el "Náufrago" que rodarían los hermanos Farrelly o un "Cheap Thrills" con ecos del Cronenberg de "Vinieron de dentro de...". Referencias, todas válidas, para la que es, sin duda, una de las survival movies más inclasificables, grotescas pero ante todo, inteligentes, que nos ha brindado el cine en los últimos tiempos.  

¿Qué ofrece?

La entrada en los albores del nuevo milenio como reflejo de la desmesurada autodestrucción a la que el capitalismo globalizado ha condenado a la juventud. "Relaxer" bien funciona como una alegoría sobre el fin de la era analógica, si, pero sobre todo, como una alegoría que lleva las consecuencias del capitalismo hasta su extremo más absolutamente grotesco. Tal y como es el caso de la anterior filmografía de Potrykus, su nueva película vuelve a bascular sobre la espiral obsesiva en la que se embarcan sus jóvenes protagonistas para hacer suyo el quimérico reto que supone tratar de vencer al sistema. Una batalla que por descontado, tienen perdida de antemano. Fue el caso del hastiado comediante que protagonizó "Ape", también del trabajador temporal convertido en estafador en "Buzzard", de un joven asocial convertido en alquimista en "The Alchemist Cookbook" y ahora, de un gamer confinado en su cochambroso apartamento en "Relaxer". Todos ellos son azotados por la extrema alienación a la que les tiene abocados la sociedad de consumo desmesurado ante la cual se encuentran maniatados. Todos ellos libran una batalla imposible de vencer a su particularísima y desafiante manera. Y en este caso, la vía elegida no es otra que la del reto en el videojuego. Un nivel imposible de alcanzar en el que la principal motivación no es otra que la de siempre: el dinero (100.000 dólares en este caso) y el engaño, por supuesto. Y es así como volvemos a la casilla de salida, a la del golpe al gran sueño americano.

Un golpeo que no por casualidad, Joel Potrykus ha decidido ubicarlo en el tránsito del siglo XX al XXI, precisamente cuando la economía global creó infinidad de oportunidades para que aumentaran los ingresos, disminuyeran los costos y elevaran sus ganancias las grandes multinacionales. Un cambio de siglo que supuestamente debía estar regido por la humanización de las economías, de los modelos, técnicas y herramientas que debían alinearse con los propósitos sociales. No más lejos de la realidad, lo que ante todo creo fueron  amenazas con las que los hombres de negocios de ayer no tenían que tratar. Tampoco el consumidor. En este sentido, resulta cuanto menos, significativo, que una de sus referencias más repetidas sea dedicada al "show me the money" de "Jerry Maguire". Un factor más que nos lleva a señalar "Relaxer" como una absurda provocación en el mejor de los sentidos. Una película que bajo su cresta y macarra apariencia esconde una aguda inteligencia, en la que más allá de presenciar un ingente vómito de leche, una ingestión de orina, una defecación sin levantarse del sofá, cucarachas gigantes o incluso fogonazos del gore más explosivo y desmadrado, asistimos ante todo a un sagaz y muy reivindicable homenaje a la juventud más hastiada y desamparada. Y es que en efecto, en "Relaxer" todo se traduce en reto, tanto en lo referente al protagonista (quien no puede moverse del sofá a lo largo de toda la película) como al espectador a quien Potrykus directamente interpela (que tampoco). Y es que su reto acaba por ser el nuestro. La nostalgia por los 90 acaba en traducirse por nostalgia de la dignidad humana. Adiós al mundo como tal. En otras palabras: Game Over.



Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es