Crónica Gijón 2018: "I do not care if we go down in history as barbarians" el show del negacionismo

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Gijón 2018: "I do not care if we go down in history as barbarians" el show del negacionismo

Merecedor del Globo de Cristal a Mejor Película en el reciente Festival de Karlovy Vary, la extraordinaria "I do not care if we go down in history as barbarians" bien podría repetir éxito en el presente Festival de Gijón. Tal y como ya hiciera con sus anteriores y excepcionales "The Dead Nation" o mismamente "Aferim!", el realizador rumano Radu Jude sigue desempolvando los estigmas que marcan la oscura historia de su país. En este caso vuelve a poner el dedo en la llaga a la hora de denunciar el genocidio que sufrieron los judíos rumanos durante la dictadura de Ion Antonescu. Una denuncia que de lleno destapa un hilarante show del negacionismo.  

¿De qué va?

La directora teatral Mariana Marin trabaja en una compleja recreación de la masacre de Odesa. En 1941, el líder del ejército rumano, Ion Antonescu, ordenó la ejecución de civiles judíos después de que sus tropas sufrieran un ataque sorpresa. Miles de inocentes murieron, y Mariana quiere representar estos acontecimientos en una plaza del centro de Bucarest. Pronto se topará con dificultades imprevistas y ridículas, pues tanto los actores amateurs del espectáculo como los representantes del ayuntamiento tienen opiniones muy firmes no solo sobre lo que pasó en realidad, sino también sobre cómo debería representarse tal realidad ante las masas. 

¿Quién está detrás?

Es una de las figuras más estimulantes que actualmente encabezan el nuevo cine rumano. El nombre de Radu Jude ha sido necesariamente elevado a la altura de los Cristian Mungiu, Cristi Puiu o Corneliu Porumboiu en los últimos años merced de obras prácticamente maestras como es el caso de "Aferim!", "Scarred Hearts" o mismamente, "La Nación Muerta", la que fue posiblemente la película más bella y desgarradora del pasado Atlántida Film Fest.

¿Quién sale?

Bien podría obtener el Premio a  Mejor Actriz. Ioanna Iacob copa el protagonismo de todos y cada uno de los planos de "I do not care if we go down in history as barbarians". Es decir, se echa todo el peso de la película a sus hombros en una caracterización rebosante de naturalidad y de variedad de registros anímicos. De la motivación al desencanto, de la cólera a la frustración. Es lo que conlleva interpretar un personaje que debe transmitir en todo momento su consciencia respecto a la presencia de la cámara. Es decir, el tratamiento metacinematográfico que Radu Jude da a su nueva película, su constante coqueteo con el formato de falso documental, conlleva la omnipresencia de una cámara que expone y desnuda en todo momento a su estoica protagonista. Papelón. 

¿Qué es?

El show del negacionismo

¿Qué ofrece?

Si hay un factor que principalmente distingue el cine de Radu Jude del de sus coetáneos, ese es el espectro histórico al cual su obra permanece incondicionalmente ligada, cuya misión, más allá de desempolvar los estigmas que marcan la oscura historia de su país, es la de empatizar con sus consecuencias y asumir sus hechos. Fue el caso de “Aferim!” (2014), un western picaresco rodado en pulcro blanco y negro que denunciaba el genocidio sufrido por la raza gitana en Rumanía a principios del siglo XIX. También el de su anterior y sobrecogedora “The Dead Nation” (2017), maravilloso documental mediante el cual descubrimos una colección de evocadoras fotografías que destapaban el auge del antisemitismo y la posterior persecución que sufrieron los judíos rumanos. Un tema rara vez expuesto en la Europa actual debido, en gran parte, al fragante negacionismo histórico que actualmente nos acecha y que está sirviendo de principal puerta de entrada al extendido auge de extrema derecha. En este sentido, “I do not care if we go down in history as barbarians” supone un punto y seguido que de forma directa interpela a un histórico discurso del dictador Ion Antonescu para acabar por destaparnos el show del negacionismo. Una genuina mezcla de ficción y documental rebosante de mordaz cinismo que rompe la cuarta pared e interpela directamente a la reflexión del espectador a su vez que sigue la lucha de la directora teatral Mariana Marin por sacar adelante una compleja recreación de la masacre de Odesa. De Hannah Arendt a Hugo Boss pasando por Steven Spielberg o la batalla de Gettysburg, todos ellos tienen cabida en esta ingeniosa y aguda colisión entre la asunción y la negación. Suma y sigue.




Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es