Crónica Gijón 2018: "Hotel by the River" séptimo sello

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Gijón 2018: "Hotel by the River" séptimo sello

No podía faltar a la cita. El pasado año el Festival de Gijón nos presentó en Sección Oficial el retrato más autobiográficamente inmediato de la vida íntima de Hong Sang-soo, aquel que le ha llevado a estar sentimentalmente unido a su actriz protagonista Kim Min-hee en la vida real a día de hoy. "En la playa sola de noche" fue también, y de largo, la mejor de las tres películas que el maestro surcoreano estrenó a lo largo del pasado año. Era su sueño, una noche de invierno. Ahora ya despierto, vuelve a envolverse de nieve y ante todo de un miedo: la muerte. "Hotel by the River" probablemente suponga la que es su película más melancólica y crepuscular hasta la fecha. Suerte de "El Séptimo Sello" con estampa de Hong, sin guadaña ni partida de ajedrez que valga.

¿De qué va?

Un poeta que se hospeda en un hotel de la ribera llama a sus dos hijos con los que no se reúne desde hace tiempo para que vayan a verle. Esta repentina decisión parece estar motivada por su extraña impresión de que va a morir en cualquier momento. Mientras la familia intenta ponerse al día, una mujer que ha sido engañada por su pareja se muda al hotel. Nada mas llegar a su habitación, telefonea a un amigo para que se encuentre con ella. Sumidos en la desesperación, una repentina nevada entrelaza ambas historias. 

¿Quién está detrás?

"Hotel by the River" bien podría significar el canto del cisne de Hong Sang-soo. Jamás su cine, personal y autobiográfico donde los haya, nos llegó tan directamente conectado a la muerte. Esperemos, no sea el caso, y no signifique éste más que la respuesta a un miedo abierto temporal y pasajero. Veremos.

¿Quién sale?

Precisamente fue su actor protagonista Ki Joo-Bong, quien por vez primera trabaja a las órdenes de Hong Sang-soo, el merecedor del premio a Mejor Actor en el pasado Festival de Locarno. Entre sus habituales sí encontramos a su actual musa y pareja Kim Min-hee, así como un 

Kwon Hae-hyo a quien ya pudimos ver en "The Day After", "En la playa sola de noche" o "En lo tuyo y tú".

¿Qué es?

El Hong más Bergmaniano

¿Qué ofrece?

"Ninguna forma de arte va más allá de la conciencia común como lo hace el cine, directo a nuestras emociones, a lo más profundo y oscuro de nuestra alma". No debemos asustarnos y menos aun, obcecarnos, si no somos capaces de descifrar todo el simbolismo o el significado de muchas de las escenas de "El séptimo sello". Es una película tan rica que aún a día de hoy sigue dando qué hablar. Es por ello que una vez finalizado el visionado, lo mejor que uno puede hacer es leer sobre ella, sí, pero ante todo sobre Bergman y sobre su cine. Porque una de las grandezas del séptimo arte es que no se acaba tras la hora y media de metraje, de hecho, a partir de ahí el trayecto no hace mas que comenzar.  Es el caso de la obra de Bergman, por descontado, y también del de Hong Sang-soo, aunque su cine se desarrolle desde un enfoque y tratamiento decididamente opuesto. Con "Hotel By the River" sin embargo, han encontrado claros ecos y nexos de unión. 

Tanto la última genialidad de Hong, así como la mítica obra maestra del genio sueco, incurren en sus obsesiones y tormentos personales, teniendo ambas en la aparición de la muerte su principal punta de lanza a la hora de abrir en canal a sus personajes y per ende, a ellos mismos. En "Hotel by the River" son principalmente las relaciones paterno-familiares, y en un segundo término las frustraciones amorosas, los principales conflictos que emergen desde el mismísimo momento en que acecha la muerte. Y en este sentido, son los paseos, la comida, el soju, las conversaciones y sobre todo, la nieve, una nieve que adquiere un significado poético tanto como metafísico e incluso fantasmagórico, quienes vendrían a ser su particularísima partida de ajedrez. Y es que al igual que Antonius Block en "El Séptimo Sello", el objetivo de su protagonista no es otro que ganar algo más de tiempo para intentar darle sentido alguno a una vida que siente que se va tal y como vino. Si en con su anterior "Grass" ya advertimos que nos encontramos al Hong más trascendental, en "Hotel by the River" directamente damos con el Hong más melancólico y crepuscular. Curioso el caso, cuanto más dramático y sustancial es su fondo, más destilada y minimalista resulta su forma. En este sentido, el maestro coreano a vuelto a mezclar y transgredir realidades paralelas, sueños y diferentes tiempos para la que probablemente su obra más poética, afligida y conmovedora hasta la fecha. Bien podría ser su canto del cisne, por más seguros que estamos que aún le queda cuerda para rato.




Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es