Crónica Gijón 2017: "The First Lap" domicilio conyugal

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Gijón 2017: "The First Lap" domicilio conyugal

Nos encanta su cine, sus venganzas desenfrenadas, su cuidado y exquisito gusto por la estética. Con películas como "La Doncella" o "Encontré al Diablo", el cine surcoreano se ha consolidado como una garantía de calidad inmediata en lo que a su potencial comercial se refiere. Pero más allá de sus costosas producciones y grandes alardes, en Corea del Sur también existe un trato exquisito hacia ese cine de historias supuestamente mínimas, hacia ese cine de bajo presupuesto y marcado sello autorial cuya inescrutable senda a seguir la marca el maestro Hong Sang-soo. Es el caso de "The First Lap", la segunda película de Kim Dae-hwan que se presenta en la emergente Sección Rellumes del presente Festival de Gijón tras hacerse con una Mención Especial del Jurado Joven y el Premio al Mejor Cineasta Debutante en el pasado Festival de Locarno.

¿De qué va?

Vivían juntos y razonablemente felices hasta ese embarazo que ni se evitó ni se buscó. Pero ahora, embargados de responsabilidad, hablan de boda y matrimonio respetable, de conocer a las familias mutuas, humillar cabeza ante los ojos críticos de los suegros y las suegras, recordar que una vez juraron que nunca serían como ellos.

¿Quién está detrás?

Kim Dae-hwan o lo que es lo mismo, el mejor director debutante (por más que "The First Lap" supongo su segunda película) del pasado Festival de Locarno.

¿Quién sale?

Ellos son el debutante, actor no profesional Cho Hyun-chul y la musa de Hong Sang-soo en la reciente "The Day he Arrives", Kim Sae-byeok.

¿Qué es?

Corea del sur ayer, y hoy.

¿Qué ofrece?

No se pueden diferenciar más las dos Coreas. Si en el norte tenemos la rectitud y el sometimiento de sus habitantes, desde la distancia parece que en el sur sucede justo lo contrario: aparente libertad infinita para hacer todo cuanto quieras en uno de los lugares más incansables del mundo. Locales y centros comerciales abiertos 24 horas 365 días al año, luminosos que te advierten que el país nunca descansa, casas domóticas en su fase más evolucionada o desarrollo tecnológico sin interrupción. En un país con el lucro y regocijo al alcance de la mano, el cine coreano parece no tener término medio y a tenor de lo visto en "The First Lap", su sociedad, tampoco. Corea del Sur es el país de los contrastes y las contradicciones. El país en el que tradición y modernidad colidan, allá donde se difuminan los límites entre la progresión y el conservadurismo. Choque paradójico cuyos daños colaterales principalmente sufren los más jóvenes presos de sus arraigos familiares. Es el caso de la pareja protagonista que nos ocupa, que parece ir en contradirección del rumbo que como pareja deberían tener predefinido: el domicilio conyugal, el matrimonio y el hijo. Quizás sen ellos los elegidos para romper con las coordenadas preestablecidas y emprender un nuevo camino, probablemente sea su viaje interior e íntimo el espectro metafórico que lleva a su director a suspenderse a lo largo de dilatados planos secuencia en el interior del coche que conducen. "The First Lap" está rodada con pausa y espontaneidad, como bien diríamos, al crudo y natural. Pero asimismo, es una obra excepcionalmente resuelta que hace gala de una reveladora economía de recursos y un discurso sorprendentemente maduro. Una película que desde su aparente sencillez viene a demostrarnos que a pesar de que el cine coreano cada vez más parece estarse “americanizando”, hay algo que ni Hollywood ni el cine indie occidental nunca podrá lograr, y es esa delicadeza y elegancia al tratar los sentimientos entre personas que se aman, que se odian, o que simplemente coinciden en un espacio y un tiempo determinado, desafiando las leyes de la aleatoriedad. Esa sutileza demuestra que provienen de una tierra rica en tradiciones y costumbres ancestrales, cuya historia hereda algo más que guerras y enemistad.





Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es