Crónica Gijón 2017: "Les Fantomes d'Ismael" la ausencia se presencia

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Gijón 2017: "Les Fantomes d'Ismael" la ausencia se presencia

El noveno largometraje de Arnaud Desplechin fue el ilustre responsable de abrir fuego en la pasada 70 edición del festival más importante del mundo pero incomprensiblemente, en su versión no oficial. Suerte la nuestra que el FICX 2017 presenta la versión completa de "Les fantômes d’Ismaël" con la que Cannes no quiso inaugurar su festival. La ausencia se presencia. Nunca mejor dicho.

¿De qué va?

Un cineasta está a punto de empezar su próxima película, pero todo da un giro inesperado cuando reaparece en su vida un antiguo amor.

¿Quién está detrás?

Arnaud Desplechin, uno de los autores referentes del cine francés, cuyas "Jimmy P." "Un cuento de navidad" también podéis disfrutar en Filmin.

¿Quién sale?

Un póker claramente representativo del star-system francés: Mathieu Amalric, Charlotte Gainsbourg, Marion Cotillard y Louis Garrel aseguran el tiro.

¿Qué es?

Un cuarto recuerdo de su juventud que tal y como nos advierte el propio festival, "presenta retazos de Vértigo, La noche americana así como de 8 1/2"".

¿Qué ofrece?

Una película que no tiene claro si es comedia o es drama, que confunde el dolor con el desenfado, que no cohesiona con la armonía que debería las dos líneas argumentales sobre las que levita (la realidad que vive su director protagonista con la ficción en la que trabaja en su nueva película) y que cual salto sin red, se pierde en las muchas capas y diferentes tonos que dibuja. Es decir, estamos ante una propuesta difusa que sin embargo, acaba por resultar inevitablemente magnética y atractiva. Y es que es precisamente en su carácter eminentemente errático donde yace su principal encanto. Lo cual no sucedía con su anterior, poderosa y definitivamente redonda "Tres recuerdos de mi juventud", a pesar de que sean muchos los paralelismos que las unan. 

Para empezar, en ambas películas tenemos un personaje principal llamado Dédalus. En ambas películas también, este mismo personaje sale muy ligado a un remoto país llamado Tayikistán. Si en la anterior película Dédalus (interpretado entonces por Mathieu Amalric, ahora por un ficcionalizado Louis Garrel) era un antropólogo especializado en Grecia, que partía de ella para volver a su pueblo natal y recuperar su infancia, el Dédalus de su nueva película aterriza en esta tierra remota de nombre impronunciable para ejercer de espía diplomático. Y es que, no por capricho, por Dédalo se conoce a uno de los personajes que pueblan la mitología griega. Alguien que curiosamente fue capaz de construirse sus propias alas y volar. Claros paralelismos que aumentan más si cabe respecto a su tema central: ambas se centran sobre el dolor y el confinamiento existencial provocado por el amor perdido desde un poso eminentemente autoreferencial y melancólico. Aunque en el caso de "Les Fantomes d'Ismael" se sienta a ratos prácticamente paródico y desde un formato mucho más disfuncional y elusivo. Quizás sea por su desinhibido y liviano coqueteo con la deconstrucción del thriller político. Quizás sea también por la forma que tiene de confrontar los personajes de Marion Cotillard (que vendría a ser la ausencia, el amor pasado) con el de Charlotte Gainsbourg (la presencia, el amor presente). O si me apuran, porque tanto una como la otra miran de reojo a una desamparada y moribunda Europa. Cuestión, o más bien locurón, de cada uno. Que el misterio quede por resolver es otro gran añadido.



Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es