Crónica Gijón 2017: "El futuro que viene" amigas para siempre

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Gijón 2017: "El futuro que viene" amigas para siempre

Dicen que quien tiene un amigo tiene un tesoro y en este sentido, la sincera y vital ópera prima de Constanza Novick es la irrefutable prueba de ello. Responsable de inaugurar la 55 edición del Festival de Gijón, "El Futuro que viene" es el que uno menos espera. Y en el mejor de los sentidos. A ella.

¿De qué va?

Florencia y Romina. Dos mujeres, amigas desde el parvulario, crecen juntas y en paralelo, y siempre ofreciéndose un hombro: Desde el primer amor de beso y lengua a ese primer divorcio que duele, y la maternidad de ese bebé que ata y se ama. 

¿Quién está detrás?

Tras más de 20 años de experiencia como guionista de series de televisión argentinas (de "Soy tu Fan" a "Son Amores" pasando por "El Tiempo no Para") Constanza Novick dirige su debut en el largo apadrinada por la producción ejecutiva de todo un Lisandro Alonso. Poca broma.

¿Quién sale?

"El Futuro que viene" cuenta con un lujo llamado Dolores Fonzi. Nuestra estoica "Paulina", también secundaria de lujo en "Truman" o "La Cordillera". Su amiga del alma es la gran Pilar Gamboa, gran descubrimiento en "El Incendio", la intensa y pasional ópera prima del cineasta argentino Juan Schnitman.

¿Qué es?

Amigas para siempre

¿Qué ofrece?

"El futuro que viene" es el que uno menos espera, el que sorprende, el futuro que es capaz de virar hacia las situaciones más inclasificables e insospechadas apoyándose en un abrupto (casi tanto como prodigioso) empleo de la elipsis y el fuera de campo. Y es que lo que el personalísimo debut en el cine de Constanza Novick ante todo profesa, es un incondicional canto de amor a la amistad en toda su pureza. Una pureza que evidentemente, también la sustentan sus múltiples aristas, los hirientes lunares que marcan la gestación y el consecuente mantenimiento de un irreductible lazo de amistad. De hecho, en un momento clave de la película es Florencia quien le dice a Romina "vos y yo deberíamos hacer terapia de pareja". Porque que al fin y al cabo es lo que son, una pareja unida de por vida, ya sea sintiéndose más distantes o más cercanas la una de la otra. Son ese amor correspondido disfrazado de amistad y entrañable sororidad. De mutuo y verdadero apego. Ellas, al igual que nos pasa a todos, son víctimas del imperceptible paso del tiempo, de la mutabilidad de las cosas cotidianas de nuestra vida, de nuestros compañeros de viaje de vida, a los que hemos visto crecer y de repente, cada vez más, empiezan a ser un poco más extraños, un poco más distantes. Y por mucho que nos esforcemos por revertir el proceso, ya empezado, nos encontramos en el abismo de nuestra vida adulta, allá donde solo nos queda precipitarnos a un vacío marcado en este caso, por la maternidad y el contexto familiar (la familia de la que vienen y la familia que crean). Un abismo al que "El futuro que viene" se sobrepone incidiendo en las relaciones humanas y sobre todo, en la relación que cada uno tiene consigo mismo a su vez que reflexiona acerca de la propia existencia. 

Es bajo este aparentemente, corriente contexto, que la realizadora argentina crea un universo tan íntimo como único, un mundo en miniatura rebosante de situaciones tan hilarantes como entrañables que emanan un sentido del humor incómodo y esquinado sí, pero ante todo tierno. "El futuro que viene" se desdobla de forma absolutamente imprevisible a largo de dos vidas que conforman una misma, ya que la meta no varía. Tal y como ellas mismas afirman: "aprendamos a ser felices". Miradas como la que nos ocupa desde luego que lo consiguen.




Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es