Crónica Gijón 2017: "Did you wonder who fired the gun?" la matanza de otro ruiseñor

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Gijón 2017: "Did you wonder who fired the gun?" la matanza de otro ruiseñor

Con la llegada de Trump en noviembre a la Casablanca, el racismo en EE.UU. es un tema más candente que nunca. El mensaje que siempre ha defendido David Simon tanto en "The Wire" como en "The House I live in" y que antes que él defendieron Stockley Carmichael y el propio James Baldwin adquiere su máxima vigencia: "El racismo no es una cuestión de actitud, es una cuestión de poder". Escalofriante reflexión que Travis Wikerson hace suya en "Did you wonder who fired the gun?", un documental que tras impactar al público de los festivales de Sundance y Locarno promete hacer lo propio cerrando la Sección Oficial a Competición del FICX 2017.

¿De qué va?

En 1946, el abuelo del cineasta Travis Wilkerson mató a un ciudadano afroamericano desarmado en un remoto pueblo de Alabama. Setenta años más tarde, Wilkerson vuelve al Viejo Sur para desvelar este hecho de su pasado y revelar el racismo remanente en el corazón de Estados Unidos.

¿Quién está detrás?

Una encuentro casual en la Habana con legendario cineasta cubano Santiago Álvarez cambiaría el curso de la vida de Travis Wilkerson. Involucrado los últimos 20 años en la tradición del “tercer cine”, las películas de Wilkerson son profundamente políticas y reflexionan acerca de como los malévolos efectos del capitalismo han sacudido el sueño americano. No en vano, en 2015 la revista Sight & Sound bautizó al autor “la conciencia política del cine americano”. Sus películas han sido proyectadas en salas y festivales internacionales, incluyendo Sundance, Toronto, Locarno, Rotterdam, Viena, Yamagata, el FID de Marsella y el Museo del Louvre.

¿Qué es?

Una puesta al día de "Arde Mississippi" y "Matar a un Ruiseñor".

¿Qué ofrece?

Curiosa síntesis la que se gestó este año en la entrega de los Premios Oscar. Tras las polémicas raciales del pasado año, la Academia se redimió con creces dando visibilidad a una gran selección de películas que tratan uno de los temas más candentes de entre todos los que laten en la sociedad norteamericana: el creciente racismo surgido, entre muchas otras cosas, por la validación que da a los supremacistas blancos y otra clase de engendros el hecho de tener como presidente a un megalómano cuya temeridad deja a los protagonistas de "Dr. Strangelove" a la altura del betún. En este sentido, aún y acercándose al formato de instalación audiovisual más que al propio carácter cinematográfico, "Did you wonder who fired the gun?" se suma a otras propuestas de indudable calidad y calado social como es el caso de "I am not your negro", "OJ: Made in America", "13th", "Figuras Ocultas" o la propia "Moonlight", conformando junto a ellas un entramado plusquamperfecto para entender que el racismo nunca se marchó de la tierra de los libres y los valientes, y que aquello por lo que lucharon activistas como Martin Luther King Jr, Malcolm X o Medgar Evers durante los años 60 corre el peligro de sufrir un retroceso hasta el punto de volver a la casilla de salida (si no hemos vuelto ya).

Si algo demuestra tener claro Travis Wilkerson con "Did you wonder who fired the gun?" es que la visibilidad en el imaginario colectivo que construye la realización cinematográfica es de suma y vital importancia para permitir que la sociedad avance y no retroceda, porque como muchas veces hemos defendido en Filmin: si no lo ves, no existe. Si no lo admites, aún menos. Y es en un acto de insobornable sinceridad que Wilkerson escarba en los recovecos más oscuros de su ascendencia familiar para destaparnos una confesión a corazón abierto que partiendo del espectro íntimo y familiar, abraza de lleno el contexto nacional, prácticamente universal. Y lo hace partiendo de "Matar a un Ruiseñor", presentando a Atticus Finch (el abogado interpretado por Gregoory Peck) bañado en rojo sangre y como "un ser que no es verdaderamente humano". Su abuelo en cambio, bien podría ser cualquiera de los descerebrados que componen la jauría de linchamiento en la eterna película de Robert Mulligan. Son sus propia palabras, su sugerente carta de presentación para este poderoso artefacto audiovisual, un sobrecogedor documental que a base de hibridar el found footage y el carácter multimediático, nos invita a profesar un enfoque crítico hacia el mundo que nos rodea, a recuperar la memoria perdida, los pensamientos ocultos, históricamente reprimidos, que son al fin y al cabo los que realmente podrían llevarnos a comprender dónde está Estados Unidos ahora y hacia dónde debería ir en un futuro.



Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es