Crónica Donosti 2019: "Thalasso" Houellebecq y Depardieu en el balneario

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Donosti 2019: "Thalasso" Houellebecq y Depardieu en el balneario

5 años después de que Guillaume Nicloux y Michel Houellebecq sorprendieran a propios y extraños con el secuestro del provocativo e icónico escritor, ambos vuelven a la carga, esta vez acompañados de todo un Gérard Depardieu. Y lo hacen a camino entre el slapstick y el cinema verité más descabellado, rebelándose ante las acupresiones y algoterapias a las que se someten en "Thalasso".

¿De qué va?

Han pasado cinco años desde El secuestro de Michel Houellebecq. Michel y Gérard Depardieu coinciden en una cura de talasoterapia en Cabourg. Juntos tratan de sobrevivir al régimen saludable que el establecimiento intenta imponerles. Mientras Michel permanece en constante contacto con sus antiguos secuestradores, una serie de sucesos imprevistos alterarán su estancia.

¿Quién está detrás?

En la carrera del inclasificable y polifacético Guillaume Nicloux hay espacio para el cine experimental ("The End", 2016), el noir ("Un asunto privado", 2002), la comedia disparatada ("Holiday", 2010), el cine políticamente comprometido ("El Escándalo Gordji", 2012) o el drama ("Valley of Love", 2015), el cine bélico ("Les Confins du Monde", 2018) o incluso el cine (supuestamente) religioso ("La Religiosa", 2013). Con "Thalasso" vuelve a incurrir en la comedia meta más descabellada y absurda para dar continuidad a "El secuestro de Michel Houllebecq" (2014), la que quizás sea su obra más singular y popular.

¿Quién sale?

En Thalasso vuelve a contar en el reparto con el célebre escritor francés Michel Houellebecq y con Gérard Depardieu, habitual de su cine, ambos interpretándose a ellos mismos como si de "Laurel y Hardy" se tratara. Dos intelectuales en autoconsciente decadencia que están ya de vuelta de todo. Tanto es así que, para que se hagan una idea del nivel de irreverencia, incluso Depardieu se permite el lujo de bromear acerca de su admiración a Putin. 

¿Qué es?

"El secuestro de Michel Houllebecq" + " La Juventud" de Paolo Sorrentino

¿Qué ofrece?

Cuenta la leyenda que uno de los escritores más controvertidos de nuestro tiempo fue secuestrado. Los disparatados rumores sobre su desaparición no tardaron en propagarse a través de la red: se barajaba un secuestro de Al-Qaeda, e incluso una abducción por parte de los extraterrestres del espacio exterior. Es lo que nos contó en su día "El secuestro de Michel Houllebecq", una obra tan extravagante y absurda como divertida e ingeniosa, que a camino entre parodia más desatada y la corrosiva sátira social, se revelaba en una suerte de objeto fílmico no identificado. Una comedia difícilmente comparable a la cual, 5 años después de su estreno, y de que el autor de Las Partículas Elementales y El mapa y el territorio fuera liberado, Nicloux brinda su extrañamente demente y descabellada secuela. 

"Thalasso" es un ejercicio de inclasificable vaciado fílmico al servicio de dos personajes que, de forma autoconsciente, pero también autocomplaciente, se parodian a si mismos imitando (o más bien subvertiendo) los códigos y convenciones desarrollados por el slapstick así como por el cinema verité. La decadencia de la intelectualidad, de los grandes artistas entre acupresiones y algoterapias, es el principal eje sobre el que bascula la hilarante y a su vez que agotadora nueva propuesta de Nicloux, donde la incorrección política campa a sus anchas en su versión más desvergonzada. Sketches absolutamente memorables se intercalan con otros del todo insustanciales en un ejercicio de excéntrico desprejuicio. Destinada a ser amada y odiada a partes iguales, "Thalasso" es una bufonada de relativa lucidez que ofrece de todo menos relax y terapia. 



Publica un comentario

Sin comentarios