Crónica Donosti 2019: "Rocks" el sistema te lo afina

Autor: Gerard Cassadó

Crónica Donosti 2019: "Rocks" el sistema te lo afina

Aumentando la cuota del cine social que este año ha imperado en la Sección Oficial del Festival, la nueva película de Sarah Gavron ("Sufragistas"), que venía precedida de buenas críticas de su paso por el Festival de Toronto, relata la historia de una adolescente que debe hacerse cargo de su hermano pequeño cuando su madre les abandona. 

¿De qué va? 

Rocks, estudiante en un colegio público que sueña con ser empresaria de éxito y que tiene un gran talento para el maquillaje, llega un día a casa acompañada de su hermano pequeño y encuentra una nota sobre la mesa. Es de su madre, que le pide perdón por haberlos dejado abandonados a su suerte y que promete volver pronto, y está acompañada de una irrisoria cantidad de dinero. Lejos de pedir ayuda, Rocks va a intentar mantener en silencio la situación. 

¿Quién está detrás? 

La británica Sarah Gavron, que regresa a San Sebastián 12 años de que su debut, "Brick Lane", adaptación de la novela de Mónica Ali, fuese premiada en la Zinemaldia. Este es su tercer largo de ficción tras la exitosa "Sufragistas". 

¿Quién sale? 

Tras un casting de más de un año, previo a la escritura del guión, Sarah Gavron eligió a su elenco protagonista de jóvenes actrices sin experiencia en la interpretación. La química que Bukky Bakray (Rocks), Tawheda Beghum (Khadijah) y compañía desprenden en la pantalla es sin duda el mayor acierto del film. 

¿Qué es? 

"Nadie sabe", de Kore-eda + "Precious", de Lee Daniels, mucho más cerca de la segunda que de la primera. 

¿Qué ofrece?

Hay veces en las que una película le pone trampas a un cronista, y la tentación de caer en ellas amenaza la reflexión. 

Sería sencillo, por ejemplo, referirse al privilegiado origen de Sarah Gavron, a su excelsa formación académica y estatus social, para invalidarla como retratista de una problemática social que uno intuye, prejuiciosamente, que no ha podido conocer más allá de la comodidad de su sofá. Además de lo injusto y ventajista del argumento, eso supondría de rebote ningunear la participación en la escritura del guión de "Rocks" de Teresa Ikoko, psicóloga de origen africano que ha trabajado de cerca con personas en riesgo de exclusión social. Por otro lado, el sobrepeso y el color de piel de la protagonista del film nos empuja a acordarnos de "Precious", aquel ejercicio de maniqueísmo y porno-miseria que recogió tantos premios del público como improperios por parte de la prensa especializada. La comparación parece entonces superficial y además uno podría cometer el error de acabar haciendo pagar a "Rocks" por los pecados del film de Lee Daniels. 

En apariencia, Sarah Gavron parece ser capaz de esquivar los mayores problemas a los que debe hacer frente el cine social. No aprieta las tuercas a la hora de conmover ni se reboza en la miseria ajena. Y sin embargo, y con todo lo apuntado anteriormente, uno no puede dejar de sentirse incómodo con un película que obvia todo tipo de reflexión a la hora de explicarnos por qué su protagonista no ha tenido ni está teniendo las mismas posibilidades que una chica británica de clase media de su edad. No hay contexto ni realidad social porque el conflicto nace de un error humano, una falla individual de una persona (la madre de Rocks) que ha dimitido de su función, y a la que se trata de justificar citando unos supuestos problemas mentales sin determinar. Por suerte, el sistema funciona y papá Estado siempre puede corregir esa falla individual y restablecer el bienestar, o aproximarse a ello. "Rocks" quiere ser un film humanista sin meterse en política, ¿pero acaso puede ser el cine social apolítico? Llegados a este punto, uno acaba echando de menos la transparencia de Ken Loach, quien al menos es honesto y jamás esconde su posicionamiento. "Rocks" se presenta como un retrato sin punto de vista, que ensalza valores humanos como la fortaleza o la amistad mientras deja fuera de campo los intangibles que precipitan que Rocks tenga que ser fuerte, y tenga que tener buenas amigas, para sobrevivir en el mismo país que Sarah Gavron. 

Publica un comentario

Sin valoraciones