Crónica Donosti 2019: "La ola verde (que sea ley) " y lo sea ya

Autor: Filmin

Crónica Donosti 2019: "La ola verde (que sea ley) " y lo sea ya

"En Argentina, una mujer muere cada semana por un aborto clandestino". Con esta contundente frase se abren los créditos de "La ola verde (que sea ley)", el documental que retrata la urgencia que viven las mujeres en Argetina por legalizar lo antes posible una ley que garantice un aborto legal y seguro. Con una proyección especial en Cannes que se vivió antes de que los senadores argentinos tumbaran el proyecto de ley presentado por el parlamento, ahora llega a San Sebastián con un doloroso desenlace que nos hace gritar más fuerte que nunca: "Que sea ley" y que lo sea ya.

¿De qué va?

"La ola verde" narra la lucha por la legalización del aborto en Argentina, a través de un viaje de más de 5.000 kilómetros, acompañados de los valientes testimonios de las víctimas y las voces claves femeninas que lideraron esta memorable travesía.

¿Quién está detrás?
Con una larga tradición familiar en el mundo del cine, Juan Diego Solanas dirige con "La ola verde" su primer documental tras haber coqueteado con la ficción en títulos de gran presupuesto como "Entre dos mundos", donde Kristen Dunst ejerció como protagonista.

¿Quién sale?

La fuerza imparable del movimiento feminista argentino, que llena las calles con sus cánticos y protestas. Juan Diego Solanas decide exponer ante su cámara a legisladores, médicos arrepentidos de haber abandonado a mujeres víctimas de los abortos clandestinos o familiares de aquellas mujeres que han perdido injustamente la vida. Un coral reflejo de lo que supone hoy día para Argetina la cuestión del aborto legal.

¿Qué es?

La urgente denuncia de miles de mujeres argentinas para poder decidir sobre sus cuerpos.

¿Qué ofrece?

Hoy en día hablar de la legalización del aborto debería considerarse una anacronía, pero por desgracia y en demasiados países, aún es una realidad lejana para muchas mujeres. Argentina, uno de los países más desarrollados de América del Sur, es uno de ellos. Allí, las mujeres, especialmente las que se encuentran en situaciones económicas más vulnerables, deben recurrir a peligrosos abortos clandestinos donde la seguridad de sus vidas no está garantizada. Por si fuera poco, si una de ellas consigue sobrevivir y tiene la suerte de ser dirigida a un hospital, el fuerte arraigo de la religión entre gran parte de la población y el personal médico pueden convertir esa experiencia en un segundo infierno. Negligencias por parte de enfermeros y médicos, muertes en hospitales públicos y una larga lista de obstáculos que han dificultado que las mujeres argentinas puedan decidir sobre sus cuerpos y su propia maternidad. Y por encima de todo esto, unos legisladores que se niegan a aceptar las demandas de las miles de mujeres Argentinas que se han echado a la calle para gritar basta ante una situación insostenible. La cuarta ola del feminismo ha llegado con fuerza a Argentina, que se ha convertido también en uno de los países donde el feminismo en las calles cuenta con más presencia y apoyos. Tal y como las mujeres europeas tomaron la palabra durante los años 70 en la segunda ola de feminismo, como también pudimos ver en el magnífico documental "Delphine et Carole", son ahora ellas las que reclaman a las puertas del parlamento que los políticos las protegan, a todas ellas, pues la batalla del aborto es una que se toma sus víctimas entre la población más desfavorecida, que no tiene el dinero para costearse un aborto clandestino que sea seguro para las mujeres, una problemática a la que también se enfrentan las personas más pudientes, pero desde una perspectiva diametralmente opuesta.

Es a través de las palabras de estas mujeres que Juan Diego Solanas nos expone ante esta indignante situación de la que no deberíamos ni escribir, contando con testimonios personales de familiares que han perdido a sus hijas durante abortos clandestinos, supervivientes de negligencias médicas en los hospitales y hasta curas que están a favor de que la ley del aborto acabe siendo ley. La cámara de Solanas también recorre algunas de las prolificas manifestaciones pro-vida que se han dado casi en paralelo a las que demandaban una ley del aborto, pero en vez de centrarse en ellas decide exponer la contradicción de sus demandas, unas que buscan imponer más que dar la oportunidad, a todas las mujeres, para elegir libremente qué hacer con sus cuerpos. Un documental cuya urgencia está más presente que nunca tras el fallido intento de que el senado argentino aprobara la propuesta de ley para legalizar el aborto hace escasos meses. Un mazazo que no se tomó entre el movimiento feminista como una derrota, si no como la posposición de una realidad que lo será pronto, si no este año, el siguiente, y así hasta que sea ley, porque sin duda, lo será.


Publica un comentario

Sin valoraciones