Crónica Donosti 2019: "La hija de un ladrón" en busca de la normalidad

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Donosti 2019: "La hija de un ladrón" en busca de la normalidad

Es uno de los debuts españoles más esperados del año. Hablamos de "La Hija de un Ladrón", la responsable de echar el cierre a la participación de nuestro cine en la lucha por la Concha de Oro. Estuvo en la carrera hasta último momento por entrar en todo un Festival de Cannes, pero al final lo hará en San Sebastián. Que nadie lo dude, asegurado está su protagonismo en el palmarés final.

¿De qué va?

Sara ha estado sola toda su vida. Tiene 22 años y un bebé y su deseo es formar una familia normal junto a su hermano pequeño y el padre de su hijo. Su padre, Manuel, tras años de ausencia y al salir de la cárcel, decide reaparecer en sus vidas. Sara sabe que él es el principal obstáculo en sus planes y toma una decisión difícil: alejarlo de ella y de su hermano.

¿Quién está detrás?

Fue toda una Isabel Coixet quien apadrinó y produjo el primer cortometraje profesional de la realizadora barcelonesa Belén Funes"Sara a la fuga" (2015) recibió nada más y nada menos que los premios al Mejor Cortometraje y a la Mejor Dirección en el Festival de Málaga y consiguió una más que merecida nominación al Goya. Su segundo corto, "La Inútil" (2017), de estreno hoy en Filmin para celebrar la trayectoria de la cineasta, fue seleccionado por la SEMINCI de Valladolid y también fue candidato al Mejor Cortometraje en los Premios Gaudí. Con "La Hija de un Ladrón" da su esperado salto al largometraje.

¿Quién sale?

Es la primera película que coprotagonizan Greta y Eduard Fernández juntos, interpretando, además, a un padre y a una hija. Es decir, como la vida misma, si no fuera porque en la ficción, más allá de actor, el padre es un ladrón. En este caso sin embargo, el protagonismo y peso absoluto de la película corresponde a la menor. Sin duda alguna estamos ante la definitiva confirmación de que hay un nuevo talento, no a seguir, sino ya confirmado, en el cine español. Tan solo el papelón de Nina Hoss en "La Audición" podría privarle de llevarse la Concha de Plata a Mejor Actriz.

¿Qué es?

Sara vuelve a la fuga.

¿Qué ofrece?

"La hija de un ladrón" está inspirada en la historia y protagonista del premiado cortometraje "Sara a la Fuga" con el que Isabel Coixet apadrinó a Belén Funes en su debut en el cine. Y es que los paralelismos, más allá del nombre de su protagonista, son evidentes. Tanto a una Sara como a la otra, la adolescencia se les escurre entre los dedos mientras esperan a que un día su padre vuelva (o más bien, se aleje definitivamente de ellas). Este es el punto de partida, el retrato de una suerte de coming of age de extrarradio, sobre el que la realizadora barcelonesa articula una obra muy cercana al universo dardenniano, incluso podría llevarnos al loachiano, si no fuera porque consigue distinguirse de ambos a través de obvios y significativos matices.

De hecho, la verdadera meta de Sara, más allá de lograr alejar a su padre su vida diaria y la de su hermano, es ante todo la búsqueda imposible de vivir una vida 'normal', de verse y ser considerada como una persona 'normal'. En efecto, estamos en una sociedad supuestamente avanzada que, sin embargo, se rige por el derecho de admisión, cuyos mecanismos están condicionados por la supuesta normalidad que lleva al individuo a la necesidad de sentirse parte de un colectivo. Indispensable para ello resulta el hecho de poder disfrutar de una estabilidad económica y laboral que a Sara le es imposible alcanzar, viéndose abocada a vivir con el continuo de temor de llevar una vida y existencia acuciada por la sensación de soledad y marginación. Un conflicto, un objetivo a lograr, para el cual tiene en la relación con su padre su principal escollo, una relación de amor-odio que le hace ser presa y cautiva de una constante crisis existencial. Y si antes apuntaba que el universo de "La hija de un Ladrón" podría existir en paralelo al de los Dardenne (tanto en forma como en fondo) y Loach (en este caso, solo en fondo), si se aleja de ellos es precisamente por el hecho de que Sara no tiene problema alguno a encontrar bondad en aquellos que les rodean. Es decir, "La Hija  de un Ladrón" demuestra creer en la fuerza de la persona, del individuo, para poder superar las infranqueables barreras con las que nuestra sociedad capitalista oprime a los más vulnerables y necesitados. Hablamos de una obra sorprendentemente compleja en sus contrastes y tremendamente madura en su reflexion, que logra la difícil misión de dejar espacio para la empatía y la ternura donde solo esperaríamos encontrar sufrimiento y dolor. Una obra implacable y certera en su ejecución, rodada con pulso firme y sorprendente aplomo, que de forma contundente confía en la fuerza del fuera de campo y que es capaz de trascender el retrato social y paterno-filial a través del metódico estudio de su personaje principal. Su merecido protagonismo tendrá en el palmarés final, y ese también debería ser el caso de los Goya.


  

Publica un comentario

Sin comentarios