Crónica Donosti 2018: "Yuli" danza en fuga

Autor: Filmin Fuente: Filmin

Crónica Donosti 2018: "Yuli" danza en fuga

En tiempos de necesaria y obligada reivindicación por la paridad en el cine, la 66 edición del Festival de San Sebastián bien ha tenido en incluir en su Sección Oficial a concurso el último trabajo de Iciar Bollaín. Dicho de otra forma, una de nuestras mujeres directoras más ilustres y galardonadas. "Yuli" se nos presenta como un biopic solvente que narra la vida del bailarín cubano Carlos Acosta, desde sus orígenes en un barrio humilde de La Habana, hasta convertirse en la estrella de una de las más grandes compañías de ballet del mundo. Dance usted, bendito.

¿De qué va?

Yuli (apodo familiar de Carlos) es un niño con grandes condiciones que no quiere ser bailarín, y que, obligado a la fuerza por su padre, Pedro, y tutelado por su maestra y directora de la Escuela Nacional de Ballet de Cuba, Cherry, llegará a ser uno de los mejores bailarines de su generación, rompiendo tabúes al convertirse en el primer bailarín negro en interpretar a Romeo en el Royal Ballet de Londres, donde forjó su carrera estelar y su leyenda durante 17 años. 

¿Quién está detrás?

2 Conchas de Plata por "Te doy mis ojos" o 13 nominaciones a los Goya por "También la lluvia", y así a grosso modo, son claros indicadores de la relevancia que el trabajo de Iciar Bollaín tiene en el seno del cine español. Para su nueva película, la realizadora madrileña vuelve a contar con el habitual guionista de Ken loach, Paul Laverty, así como con la música de Alberto Iglesias. Tándem que por cierto, ya trabajó para Bollaín en la anteriormente mencionada "También la lluvia".

¿Quién sale?

Una de las principales e innovadoras novedades que "Yuli" presenta es que es el propio bailarín cubano Carlos Acosta quien se interpreta a sí mismo. Suyo es el protagonismo con permiso de Santiago Alfonso, quien en el papel de padre, ofrece una de las mejores interpretaciones en lo que llevamos de festival. Si hubiera premio al Mejor Actor Secundario, desde luego que sería suyo.

¿Qué es?

La danza en fuga

¿Qué ofrece?

Seguro que no por mera coincidencia, menos aún por aleatoria casualidad, en el día de hoy el Festival de San Sebastián ha proyectado tres películas intrínsecamente ligadas al arte de la danza, aunque bien sea desde registros totalmente opuestos. Ha sido el caso de la excelente "Girl" en Perlas (retrato que en este caso profundiza en el contexto del transgénero), de la genuina "Dantza" fuera de competición (que se nos presenta como "un canto poético a la tradición, a la tierra, a las gentes, mitos y costumbres vascas" y también el de la solvente "Yuli", un biopic dedicado al bailarín Carlos Acosta que más allá de contarnos la vida profesional de este extraordinario personaje y deleitarnos con varios números de sus geniales bailes, profundiza en sus raíces, en su arraigo a un país socialmente devastado y ante todo, en su familia. Y en este sentido, donde verdaderamente hace hincapié es en el doloroso conflicto existencial que para Acosta supuso el hecho de verse obligado a explotar un don para huir de una cruda realidad, un don que sin embargo, se negaba a desarrollar, no porque realmente no fuera su pasión (tampoco queda claro si realmente lo ha llegado a ser, o no) sino porque significaba dejar atrás a su tierra y a su gente. A una vida que por muy abocada a la miseria que estuviera, no concebía alejarse de ella. 

Con todo ello, "Yuli" es un retrato vital estrechamente ligado al arte que en todo momento se nos relata a camino entre el lenguaje oral y el lenguaje corpóreo, entre la palabra y el baile. Rebosante de fascinantes coreografías, sustentada sobre un excepcional diseño de producción que recrea con todo lujo de detalles la Cuba de finales de los 70, principios de los 80, la nueva película de Iciar Bollain presenta con esta historia tallada en la realidad su candidatura a brillar con luz propia en la próxima gala de los Goya. 



Publica un comentario

Sin valoraciones