Crónica Donosti 2017: "Underground" vida de mausoleo

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Donosti 2017: "Underground" vida de mausoleo

Es otra de las propuestas más imponentes y maduras de cuantas ha programado este año Nuevos Directores. Bajo el manto del profesor Brillante Mendoza, Daniel Palacio demuestra con “Underground” ser su alumno más aventajado. De hecho, bien podríamos empezar afirmando que la ópera prima del realizador filipino atesora las principales y más relevantes virtudes que en su momento llevaron al director de “Kinatay” a encumbrarse como la principal punta de lanza del nuevo cine filipino así como uno de los nombres más relevantes del cine autora a nivel internacional.

¿De qué va?

Bangis es un pobre sepulturero que vive en el interior del mausoleo de un cementerio con su familia. Cada día teme que el gobierno los desaloje por instalarse ilegalmente en el cementerio. Cuando su hija cae enferma, su ingreso en el hospital se convierte en un dilema. La enfermedad se mantiene durante semanas y la desesperación de Bangis se hace más fuerte. Sabe que debe hacer algo o de lo contrario su hija no sobrevivirá. Decide entones robar un cadáver recién enterrado y venderlo a una funeraria, confiando en que todo vaya bien y no sea demasiado tarde para su querida hija.

¿Quién está detrás?

Daniel Palacio era un director y guionista autodidacta hasta que se inscribió en el taller de cine del director Brillante Mendoza y el guionista Armando Lao en 2016. Ha dirigido hasta la fecha los cortometrajes Inhabiter (2015) y Idol (2016). Pailalim es su primer largometraje.

¿Qué es?

Brillante Mendoza en su mejor versión

¿Qué ofrece?

“Underground” está protagonizada por personas simples y comunes, familias que tratan de sobrevivir como pueden y no les queda otra que avanzar hacia delante a golpe de machete. Su mal fario no ha sido otro que nacer y crecer entre los extractos sociales más bajos de Filipinas. Ruinas convertidas en ciudades,  ciudades convertidas en ruinas. Tanto es así que entre sus más bajos fondos encontramos un cementerio que sirve asimismo de distrito ocupa clandestino. Real como la vida misma y a su vez, de un poderío simbólico inspiradamente significativo.La enfermedad de una hija y la imposibilidad de acceder a los medios necesarios para curarla da pie en “Underground” a una odisea trágica impregnada del más descarnado realismo social. Aunque a diferencia de lo que las últimas películas de Brillante Mendoza nos tiene acostumbrados, en este caso la el drama y la crudeza golpea aunque no se regodea. De lo que en cambio si hace gala es de un loable sentido de la autenticidad. Y es que “Underground” principalmente despunta por el portentoso ejercicio de cámara sobre el que se enmarca. Con pulso febril y bajo una cadencia tan implacable como nerviosa y tensa, Daniel Palacios nos regala además una de las secuencias más memorables por las que seguro, recordaremos esta 65 edición del Festival de San Sebastián. La exhumación de un cadáver en su dimensión más absorbente y cinematográfica posible se erige en la punta del iceberg de esta suerte de thriller social que es ante todo un debut a reivindicar que atisba el resurgir del nuevo cine filipino.



Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es