Crónica Donosti 2017: "Alberto García Alix: la línea de la sombra" cara a cara

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Donosti 2017: "Alberto García Alix: la línea de la sombra" cara a cara

Contados son los fotógrafos que viven la vida y la fotografía con la intensidad y visceralidad con la que lo hace Alberto García-Alix. Y es que probablemente hablemos del fotógrafo nacional más punky del momento sí, pero también del más humano. El documental "Alberto García Alix: la línea de la sombra" nos lo deja claro.

¿De qué va?

Un testimonio directo de las luces y sombras que el fotógrafo Alberto García-Alix ha tenido que atravesar para encontrar su camino.

¿Quién está detrás?

El artista visual y comisario de exposiciones Nicolás Combarro ha colaborado con Alberto García-Alix en sus cortometrajes y mediometrajes experimentales, como la trilogía "Tres vídeos tristes" o el mediometraje "De donde no se vuelve", realizado para el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Estas piezas han sido exhibidas en museos, centros de arte y galerías de todo el mundo.

¿Quién sale? 

Uno de los fotógrafos más importantes del panorama artístico español y referente de toda una generación.

¿Qué ofrece?

Resulta significativo el hecho de que en su presentación oficial ante el público de San Sebastián, el director Nicolás Combarro y el productor Miguel Ángel Delgado excusaran la ausencia de Alberto García-Alix aludiendo que es alguien acostumbrado a estar detrás de la cámara y no ante ella. No es una persona a la que le gusta posicionarse ante los focos, lo suyo es más bien posicionarlos. Hecho que eleva aún más si cabe la condición de acontecimiento que supone este personalísimo documental. Y es precisamente por ello, que en un acto de encomiable coherencia, "Alberto García Alix: la línea de la sombra" comienza con el propio Alberto resumiendo su vida, su juventud y su edad adulta, a través de sus propios autorretratos. Su autodestructiva vida recorrida sobre las capturas de su propio rostro. Y es que, al fin y al cabo, el retrato es la vertiente fotográfica en la que se enmarca su trabajo. Su distinción en cambio, aquella que le ha encumbrado, es la capacidad que atesora para aportar luz sobre otras formas de ser, sobre tipos de comportamiento distintos, acercándose a la parte marginal de la sociedad, aquella de la que precisamente él mismo ha sido uno más. Una forma de vida hecha arte, hecha profesión, partiendo de su propia proyección. 

Es sobre estos complejos mimbres que Nicolás Combarro plantea un viaje bañado en claroscuros a través de su vida y obra. La autodestrucción y la adicción, pero también el carisma, el descaro, la fuerza de voluntad y, sobre todo, la inquietud hacia lo humano desde la vertiente artística. Es el kit de supervivencia que ha llevado a Alberto García Alix a subsistir y ganarse la vida a cuenta de plasmar su propia experiencia vital. De reflejarla y transmitirla a través de los otros. Otros que sin embargo, a quien reflejan es a él. Y es que su propia existencia es al fin y al cabo lo que fotografía. Si hay una palabra, un leit-motiv que Alberto García Alix repite una y otra vez a través de este relevante y sincero documental rodado a corazón abierto, es la introspección. Un mundo interior que abraza su máxima expresión en el momento que su trabajo pasa de la imagen estática a la imagen en movimiento, de la fotografía al vídeo. Su experiencia de vida está rebosante de aristas pero su arte permanece inmaculado. Un contraste que se enmarca con todo lujo de detalles en este arrebatador documental. Esto es vida. amigos

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es