Crónica Donosti 2016: "Jesús" backstreet boy

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Donosti 2016: "Jesús" backstreet boy

Tras hacerse con el premio a Mejor Director en la sección Nuevos Realizadores gracias a la controvertida "Carne de Perro", Fernando Guzzoni vuelve a remover conciencias con su segunda película "Jesús", aunque en este caso, y con todo merecimiento, en Sección Oficial.

¿De qué va?

Santiago, Chile. Jesús, de 18 años, vive con su padre Héctor en un apartamento donde la televisión compensa su incapacidad para comunicarse. El resto del tiempo baila en un grupo de K-pop, sale con sus amigos y toma drogas, mira clips cutres y practica sexo en lugares públicos, buscando emociones fuertes. Una noche, las encuentra con sus amigos, cuando se ve envuelto en un incidente irreversible. Este acontecimiento unirá más que nunca a Jesús y a Héctor, pero también los separará para siempre.

¿Quién está detrás?

Uno de los principales valores en alza del cine chileno. Fernando Guzzoni, que ya sacudió conciencias en el Festival de San Sebastián de 2012 con la cruda y extrema "Carne de perro", seleccionada en más de 30 festivales y galardonada en San Sebastián (Mejor Director en Nuevos Realizadores), Gotemburgo, La Habana, Punta del Este y Toulouse, vuelve a hacerlo con "Jesús", su segunda película de ficción con la que asciende a Sección Oficial.

¿Quién sale?

El joven y no profesional Nicolás Durán, que con su intensa caracterización, con ese arco dramático complejo y esa exigencia actoral y física inmensa, directamente nos evoca la reveladora interpretación de Luis Silva en la merecedora del León de Oro en Venecia 2015, "Desde Allá", y Alejandro Goïc, uno de los rostros más reconocibles del cine chileno, a quién recientemente hemos visto en "El Club", también en "Gloria" o "La Nana" como secundario de lujo. Ellos son padre e hijo.



¿Qué es?

Otra muestra más de cine latinoamericano que entra de lleno dentro de la temática de la edición de este certamen y de las inquietudes comunes que están surgiendo en el cine chileno, centrado en la reflexión sobre la crisis social, la violencia o la sexualidad, partiendo del retrato adolescente y juvenil.

¿Qué ofrece?

La personalísima interpretación sobre el caso acaecido en Santiago de Chile, en el que un joven homosexual fue apaleado y asesinado a golpes por un grupo de chavales de una tribu urbana en marzo de 2012. Un hecho real a partir del cual, el director responsable de la cruda y asfixiante "Carne de Perro", Fernando Guzzoni, plasma un retrato contemporáneo de una parte de la juventud chilena completamente anarquica y despolitizada, que conocen la democracia pero no la dictadura por la que viene marcada. Jóvenes de retazos andróginos y nihilistas, particularísimas tribus urbanas con sus propias dinámicas destructivas intrínsecamente arraigadas, que idolatran la música backstreet boy de las boy bands coreanas y que tienen en el exceso nocturno su nexo en común. Y claro, tras el exceso viene la resaca, tras el crimen, el castigo. De la denuncia social, al espectro familiar. Un trayecto de carácter tan moral como íntimo que profundiza en cómo los afectos y lazos familiares se ponen a prueba en momentos de crisis extrema. Una reflexión cruda y descarnada, rodada con un desgarro y aplomo brutal tras la cámara, que en todo momento enmarca a sus personajes entre sinuosas sombras, provocando que el contexto de "Jesús" se sienta en todo momento, sinuoso, atenazante y sobre todo, violento. Una mirada tan contundente como reveladora que tiene en su impactante final un insidioso poso reflexivo destinado a remover conciencias, ante el cual queda prohibida la indiferencia.



Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es