Crónica Donosti 2015: "Sunset Song" el sueño de Terence Davies

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Donosti 2015: "Sunset Song" el sueño de Terence Davies

¿De qué va?

"Sunset Song" transcurre a comienzos del siglo XX en una comunidad rural escocesa donde una joven, Chris, está dejando de ser una niña, tratando de encontrar el amor con el inquietante Ewan, mientras su familia se enfrenta a la tragedia, todo ello durante una época de agitación y malestar social. Y entonces llega la Primera Guerra Mundial.

¿Quién está detrás?

Seis largometrajes realizados entre 1984 y 2008 dan una idea de la minuciosidad y la dedicación con que Terence Davies elabora cada una de sus obras. Los encuadres, los movimientos de cámara, las muy escogidas y significativas músicas y el inusual trabajo con los actores protagonizan su narrativa, revisando la memoria de la sociedad desde las emociones personales y rescatando la historia desde un punto de vista opuesto a los grandes acontecimientos oficiales, con un discurso tan lírico como contundente. Cabe destacar que sin embargo, según pasan los años, Davies parece volverse más prolífico y no lo contrario. Que en los últimos cuatro años haya realizado 3 películas ("A Quiet Passion" ya la tiene prácticamente lista) dan buena fe de ello. Celebrémoslo.

¿Quién sale?

¿Se imaginan al bueno de Terence viendo "Furia de Titanes"? Curioso el caso, tras interpretar papeles secundarios en películas comerciales  sin apenas resonancia como "Pusher" o la mencionada "Furia de Titanes", Agyness Deyn no solo protagoniza de cabo a rabo la nueva película de Davies, si no que su próxima aparición nos llegará con "Hail Ceasar!", lo nuevo de los hermanos Coen. Como quien diría, el fin justifica los medios. Mención aparte merece un Peter Mulllan en un papel hecho a su medida, es decir, el de una cabeza de familia barbudo, visceral y violento. En su línea, vamos.   

¿Qué es?

"Qué verde era mi valle" + "Cumbres Borrascosas"

¿Qué ofrece?

Son muchos los años que el maestro Davies llevaba afirmando que si tenía un proyecto anhelado, ese era la adaptación cinematográfica del clásico literario "Sunset Song". Es por ello que una vez realizado, no debería sorprendernos que estemos ante la película más clásica y menos personal de cuantas nos ha brindado, aunque no por ello resulte menos autorial o incluso decepcionante. Cierto es que tanto "La Biblia de Neón" como "La Casa de la Alegría" ya partían de adaptaciones clásicas y que aún y así, su impronta personal se percibía de forma mucho más arriesgada y distintiva. Pero estamos ante dos obras en las que claramente se vislumbraba que su principal reto era traspasarlas a su propio universo, es decir, hacerlas suyas. No es el caso sin embargo de "Sunset Song", adaptación que desde su comienzo bien sugiere que parte de otro tipo de acercamiento, mucho menos arriesgado aunque igualmente más fiel y literario. Porque en este caso, esa inconfundible atmósfera marcada por el contenido poético que lo caracteriza, no arropa por completo las propias imágenes, no se envuelve tanto del esplendoroso paisaje que transita, como de la voz en off de su protagonista (su principal recurso lírico). Aún y así, cabe destacar que igualmente hay momentos clave en los que, con abrumadora sutilidad y aunque sea de forma menos tangible, Davies aplica ese distintivo estilo propio, prácticamente pictórico, por el que se rige el denominado "realismo de la memoria" sobre el que a nivel formal bascula principalmente su obra. Y es que, "Sunset Song" también nos obsequia con planos de una insondable hermosura y una contundente capacidad emocional, en los que la vida cotidiana se representa en detalle naturalista aunque igualmente superpuesta por la evocación y la reminiscencia. Lo que nos confirma que a pesar de resultar aparentemente más plano, lo nuevo de Davies sigue vislumbrando un sugestivo preciosismo en su factura técnica (aunque en este caso mucho más sobrio que osado) y asimismo en cuanto a su fondo, sigue su propia senda, la de incurrir en los lazos familiares y sentimentales desde un prisma primordialmente existencial, aunque en este caso el contexto sobre el que levite principalmente sea íntimo y romántico. Con todo ello, afirmo sin pestañear que aún y siendo la película menos potente del maestro británico (que no la más floja), es mucho mejor que la mayoría de películas expuestas este año en las Secciones Oficiales de festivales A como es el caso de Venecia o Cannes. Para que me entiendan, estamos ante una muestra de estoico clasicismo que se siente mucho más cercana al universo de John Ford que por ejemplo, al de Ken Loach.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es