Crónica Donosti 2015: "Our Little Sister" Mujercitas sin tacitas

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Donosti 2015: "Our Little Sister" Mujercitas sin tacitas

Después del éxito crítico y comercial logrado con "De tal padre, tal hijo", Mejor Guión en el Festival de Cannes 2013, Hirokazu Kore-eda repite trayecto de ida y vuelta (nuevamente Perlas de San Sebastián, previo paso por Cannes) ofreciendo todo lo que de él se espera con un relato hecho a su medida. De buenas a primeras, "Our Little Sister" podría presentarse como "Mujercitas" pasadas por el filtro Kore-eda, así como la otra cara (femenina y más luminosa en este caso) de su anterior "Nadie Sabe". Y todo ello, en el mejor de los sentidos.

¿De qué va?

Tres hermanas veinteañeras que viven juntas en la casa que les dejó su madre, les llega el anuncio de la muerte de su padre, a quien dos de ellas nunca llegaron a conocer tras un divorcio, y su consecuente abandono. Su asistencia al funeral conllevará la reunión con la hermanastra de todas ellas y las cuatro se ponen a vivir juntas.


¿Quién está detrás?

Hirokazu Kore-eda adapta uno de sus Mangas favoritos, "Umimachi Diary" de Akimi Yoshida.

¿Qué es?

Bien podríamos señalarla como una suerte de "Mujercitas" pasadas por el filtro de Kore-eda, así como la otra cara (femenina y más luminosa en este caso) de su anterior "Nadie Sabe".

¿Qué ofrece?

Todo aquello que ateniéndonos a su punto de partida y a quien está tras la cámara podríamos esperar es decir, una feel good movie en el mejor de los sentidos, una tierna y conmovedora mirada sutilmente filmada, sensiblemente articulada. Y es que, ya se sabe, si por algo se distingue el delicioso cine de Hirokazu Kore-eda es por su inconfundible tacto, por ese sexto sentido y absoluta sensibilidad con la que disecciona los conflictos familiares, la ausencia en este caso, así como en gran parte de su obra ("Kiseki", "Nadie Sabe") en la vida cotidiana. "Our little sister" no es para menos en este aspecto, y presentándose como un delicado melodrama que es capaz de evitar todos aquellos estigmas que revierten este subgénero en un caldo de cultivo inevitablemente televisivo, logra erigirse en una obre de gran potencial cinematográfico. La culpa de ello probablemente lo tenga el hecho de que antepone el protagonismo de los pequeños detalles a los golpes de efecto, el de la tierna sonrisa al llanto desgarrador, o el de la armonía que surge entre los personajes y su entorno, que a destapar el evidente conflicto. Sentido y sensibilidad, nunca mejor dicho.


Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es