Crónica Donosti 2015: "600 millas" un debut de armas tomar

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Donosti 2015: "600 millas" un debut de armas tomar

El hijo de Arturo Ripstein tras la cámara, Tim Roth ante ella. Seleccionada en Panorama, "600 millas" es un impresionante debut de armas tomar, que bien podría ser el título que completa una demoledora trilogía sobre la 'narcocracia' mexicana junto a “Heli” y “Miss Bala”, aunque en este caso también incurra en los Estados Unidos y su amor incondicional por las armas. 

¿De qué va?

“600 millas” cuenta la historia de un joven mexicano y su socio norteamericano, dos jóvenes que trafican con armas de Arizona a México al servicio de un cartel de la droga. Ante un imprevisto, el joven mexicano se verá obligado a tomar como rehén a un agente federal estadounidense, al que decide secuestrar e introducir ilegalmente en su país.

¿Quién está detrás?

Gabriel Ripstein, hijo del emblemático realizador, Arturo Ripstein, debuta en el cine apadrinado bajo la producción de todo un Michel Franco, director de "Después de Lucía". Bien lo vale.

¿Quién sale?

Tim Roth al fin, y aunque sea como (supuesto) secundario, en un papel hecho a su medida. Le acompañan los jóvenes Kristyan Ferrer y Noé Hernández con dos caracterizaciones igualmente brillantes.

¿Qué es?

Podría ser el título que completa una demoledora trilogía sobre la 'narcocracia' mexicana, junto a “Heli” y “Miss Bala”.

¿Qué ofrece?

“600 millas” aborda el negocio del tráfico de armas entre Estados Unidos y México de forma implacable y violenta, pero ante todo contenida, contundente y extremadamente metódica. Y lo hace con revelador aplomo, logrando la difícil misión de no caer en la trivialización, ni tampoco en la espectacularización o la simplificación a la que podría dar pie este devastador conflicto manido por la gran pantalla. Por suerte, no es el caso. Partiendo de un intenso duelo interpretativo, "600 millas" subvierte la buddy movie y se embarca en una intensa road movie fronteriza, contraponiendo a dos personajes situado uno en las antípodas del otro, es decir, un yogurín que con ansias de poder comienza su periplo criminal y un perro viejo que ya está de vuelta, aunque esté en el otro lado de la barrera, la supuestamente buena. Y digo supuesta, porque en “600 millas” no hay héroes ni villanos, tampoco blancos y negros. Lo que si que yace en ella es una demoledora reflexión sobre el desamparo y la desesperación a la que lleva esta terrible situación. Sobre todo en aquellos que más vulnerables y manejables son. Una problemática cuya responsabilidad es cosa de ambos países, de quien permite la venta de metralletas como si de una simple licencia de pesca se tratara,  tanto como de quien permite campar a sus anchas con ellas al otro lado de la frontera. Sobría en la realización, inteligente y aguda en su disposición, necesariamente desoladora en su esencia y corazón, estamos ante un debut de armas tomar.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es