Crónica Donosti 2011: El cronista más noir del cine español

Fuente: Joan Sala (filmin)

Crónica Donosti 2011: El cronista más noir del cine español

Violenta, salvaje, visceral, contundente, así es como se presentaba "No habrá paz para los malvados" durante su rodaje y así es como se nos ha revelado en su premiere donostiarra, demostrando una vez más, que el género negro no es más que un mero vehículo para trasladarnos un extremecedor (y excelente) retrato social de nuestro país. Excepcional para nuestro cine, normal para  el de Enrique Urbizu, sin duda alguna, el cronista más noir del actual cine español.

¿De qué va?

Un domingo cualquiera, el inspector Santos Trinidad, de camino a casa, ya muy borracho, se ve involucrado en un triple asesinato. Un testigo consigue escapar… y podría incriminarle. La juez Chacón será la encargada de investigar los hechos ocurridos. Ambos van a descubrir que nada es lo que parece y lo que empieza siendo un simple caso de tráfico de drogas desembocará en algo mucho más peligroso...

¿Quién está detrás?

Supuso una revelación en el cine español cuando con Todo por la pasta (1991) dejó clara su pasión por el cine de género, que volvió a demostrar con Cachito (1996) y La caja 507 (2002). Sin embargo, siete años han pasado desde que Enrique Urbizu nos regalara "La vida mancha," desde entonces, su actividad profesional se ha limitado a escribir el guión de los "Castillos de Cartón" de Salvador García Ruiz. Suena raro pero así es. Cabe alegrarse por ello del nuevo thriller del rey del género noir en el actual cine nacional, y por qué no decirlo, también europeo.

¿Quién sale?

El hombre que toda mujer quisiera tener en su cama convertido en una apestosa alma herrante que ninguna desearía tener bajo su alcoba. Sembrado José Coronado, rey absoluto de la función.

¿Qué es?

"Teniente Corrupto" + el 11-M

¿Qué ofrece?

Si anteriormente fue la Operación Malaya, ahora es turno del 11-M. Así es como el cronista más noir del cine español regresa con toda su esencia, descendiendo a las cloacas de nuestro país para tomar una vez más los mimbres de la  triste realidad española, adaptarlos al género negro y construir sin tapujo alguno una ficción que sirve al espectador en plato bien frío mediante un desolador paisaje impregnado de total inseguridad. Lo que en un principio parece un retrato de 'poli malo' vestido de thriller, acaba convirtiéndose en un excelente film de género capaz de abarcar muchísima más denuncia social que cualquiera de los miles de documentales demagógicos que se nos pueden presentar en nuestro país. Ojalá hubiera 10 Urbizus más en nuestro cine, otro gallo cantaría en el género español. Espermos no tener que esperar siete años más para asistir a una nueva lección de cine capaz de aunar de forma tan abrumadora el entretenimiento con la denuncia social. Una vez más, chapó.

Publica un comentario

Sin comentarios