Crónica DocsBarcelona 2020: "Winter Journey" capas de pasado, puntas de presente

Autor: Adrián Sánchez

Crónica DocsBarcelona 2020: "Winter Journey" capas de pasado, puntas de presente

La última interpretación del inolvidable Bruno Ganz. Con esta simple premisa, “Winter Journey” tendrá la atención de miles de cinéfilos curiosos. Sin embargo, las bondades de este memorable filme van mucho más allá. En su inefable afán por explorar las fronteras entre el documental y la ficción surge una peculiar pieza que nos adentra en la intimidad del cine en primera persona desde la perspectiva crepuscular de una leyenda del cine moderno. Tras su premiere en el festival de cine documental más prestigioso del mundo, IDFA, esta obra inconmensurable llega a la Sección Panorama Oficial del DOCSBarcelona, eso sí, solo hasta el día 27 de mayo a las 23:59h.

¿Qué ocurre?

Martin Goldsmith, un reputado locutor de radio americano, se crio en Arizona en una zona residencial de clase media donde sus padres, dos músicos emigrados a los Estados Unidos, evitaban hablar del pasado. Martin empezó a investigar y se topó con una historia apasionante donde se mezclaban amor, el ministro de propaganda nazi Goebbels y una improbable institución cultural de judíos alemanes protegida por el Tercer Reich. En los últimos años de vida de su padre, ya viudo, lo convenció para hacerle una entrevista y terminó escribiendo un libro sobre su increíble historia. “Winter Journey” se basa en el libro de Martin para mostrarnos con imágenes de archivo, escenas ficcionadas, un falso director y una entrevista recreada, la Alemania pre-nazi como nunca la habíamos visto.  

¿Dónde?

La historia que se cuenta transcurre en distintas ciudades de la Alemania nazi, en donde George Goldsmith solía vivir y, posteriormente, viajar con su institución musical. Sin embargo, una casa en los suburbios de Arizona actúa de contenedor para este viaje emocional que tiene lugar entre ambos miembros de la familia.  

¿Quién?

Se trata de un retrato de la vida pasada de George Goldsmith, un músico judío que se vio obligado a emigrar a Estados Unidos tras el inicio de la Segunda Guerra Mundial. El origen de la obra está en el descubrimiento por parte de Anders Østergaard, cineasta que fue nominado al Oscar al mejor documental en el año 2009, de los dos libros que Martin Goldsmith redactó en relación a esta serie de entrevistas que su padre le concedió unos años antes de fallecer.  

¿Cuándo?

La obra combina dos tiempos distintos: por un lado, se establece en el año 1996, cuando Martin Goldsmith entrevista a su padre, y por otro, las imágenes de archivo y las recreaciones nos transportan hasta los años 30 en la Alemania Nazi. Aunque el grueso del descubrimiento remita a este segundo tiempo, el desarrollo de la relación entre padre e hijo es un tropo importante dentro de la narrativa, lo cual se hace cada vez más evidente a medida que transcurre el metraje.  

¿Cómo?

Podríamos afirmar con suma confianza que, dentro del subgénero del documental en primera persona, existe un apartado especial para aquellas piezas concretas cuya estructura narrativa se basa en una conversación, ya sea formal o informal, entre el cineasta y un miembro anciano de su familia acerca de la experiencia del segundo en la Alemania nazi. Muestras – sobresalientes – de ello son The Ties That Bind, de Su Friedrich, o No Home Movie, de Chantal Akerman. “Winter Journey” encaja en esta tradición en tanto que cumple los parámetros mencionados. Este encaje, no obstante, se produce de un modo un tanto extraño, puesto que se trata de un documental en primera persona hecho desde la perspectiva de una tercera persona (dado que Østergaard nada tiene que ver con el asunto familiar), y, además, el familiar entrevistado no solo no aparece en pantalla, sino que está encarnado por una leyenda del cine europeo como es Bruno Ganz. Estas dos particularidades provocan que la pieza cobre una nueva capa de ficción por encima de la base real, afianzándola como una suerte de obra en primera persona “en diferido”, formato que va, a todas luces, a contracorriente del género. La contemplación de la intimidad de una familia genuina, a través de las formas propias del cine en primera persona contrastan con la conciencia de encontrarse ante un actor con tanta trayectoria – lo cual se agrava en vista de su reciente fallecimiento -. Su propio pasado resuena en la película en consonancia con el pasado de su personaje, de tal manera que en su figura se sintetiza no una indiscernibilidad entre documental y ficción, sino una convivencia que provoca la potencialización de ambos formatos. En el envejecido rostro de Ganz reside, en efecto, la carga del pasado del personaje, un músico judío que vivió en plena Alemania nazi hasta la víspera del inicio de la Segunda Guerra Mundial, cuya herida es tan grande que jamás volvió a ejercer su pasión, pero también podemos ver la carga del pasado del actor, como si en pleno crepúsculo vital nos contara sus vivencias antes de partir – un actor que, paradójicamente, tiene el honor de haber interpretado a Hitler en, probablemente, su encarnación más recordada -.

Otra singularidad de la obra en relación a los cánones del género documental reside en el retrato presente del padre como alguien que no desea ser entrevistado, y que, a pesar de eso, su hijo consigue extraer uno a uno todos sus secretos. Esta resistencia del personaje principal, inusual en un género que parte del previo acuerdo, contribuye a vislumbrar mejor el tamaño del trauma que acarrea. En este sentido, cuando por fin el protagonista deja evocar sus recuerdos libremente, la cámara se desprende del personaje y muestra paisajes en un estilo libre, combinado con imágenes de archivo y piezas de música clásica. La combinación de esto resulta en un retrato profundamente evocador, lleno de sentimiento a raíz la nostalgia de un pasado en la música truncado por el régimen nazi. Esta propuesta formal desemboca en la significativa apertura de un pasado cerrado y escondido, una confrontación perfectamente trabajada a través de no solo un relato del pasado sino también de una emotiva relación paterno-filial.


Publica un comentario

Sin comentarios