Crónica Cannes 2019: "O que Arde" naturaleza muerta

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Cannes 2019: "O que Arde" naturaleza muerta

Tras irrumpir en el Festival de Cannes haciéndose con el Premio FIPRESCI en la Quincena de Realizadores de 2010 con su debut "Todos vosotros sois capitanes" y repetir éxito internacional de ese maravilloso western religioso que resultó ser "Mimosas", con el que precisamente se hizo con el premio a Mejor Película en la Semana de la Crítica en 2016, el gallego Oliver Laxe barre ahora para casa y se sumerge en sus raíces para presentar una película tan hermosa como dolorosa sobre la oleada de incendios que sufrió su Galicia natal en 2017, en este caso en Un Certain Regard. Lo que fuera un premio que sorprendía, otro que prometía, pude traducirse ahora en un premio que del todo le reafirma como uno de los realizadores españoles más relevantes y reconocidos en el panorama internacional. Y eso que no ha hecho más que empezar. En efecto, "O que Arde".

¿De qué va?

Cuando Amador Coro sale de prisión por haber provocado un incendio, nadie le espera. Regresa a su pueblo, aislado en las montañas, en lo más profundo de la Galicia rural, donde vive con su anciana madre, Benedicta, y tres vacas. Sus vidas transcurren lentamente, al ritmo apacible de la naturaleza. Hasta el día en que el fuego aparece para devastar la región.

¿Quién está detrás?

Realmente complejo y valiente el reto. Oliver Laxe rueda por vez primera en su originaria Galicia tras haberlo con sus dos anteriores obras ("Todos vosotros sois capitanes" y "Mimosas") en Marruecos. Y lo hace para abordar y retratar uno de los desastres naturales más cruentos y devastadores de cuantos ha padecido la región desde el desastre del Prestige allá por 2002, es decir, hace ya casi dos décadas. Y como no podía ser de otra forma, a cargo de su apabullante trabajo de fotografía encontramos la fuerza visual y sensorial de Mauro Herce. Que nunca se separen.

¿Quién sale?

Un vecino que regresa al pueblo tras salir de la cárcel acusado de plantar un incendio, su madre, sus paisanos, dos brigadistas "primerizos" que luchan por aplacar el fuego y por supuesto, la madre naturaleza en toda su esencia. De hecho, es el propio Amado Coro, quien en la vida real ya cumpliera condena por piromanía, quien se interpreta (y se expía) a si mismo. 

¿Qué es?

"Le Quattro Volte" a las cenizas de la lumbre.

¿Qué ofrece?

El que bien podría ser un incontestable Premio Un Certain Regard de esta nueva edición del Festival de Cannes. Difícilmente se habrá visto en el marco de esta emergente sección un artefacto tan poderoso en su dimensión cinematográfica que asimismo presente una cohesión tan sensible y pertinente entre su imponente aparato formal y su sobrecogedora alma discursiva, la cual ante todo profundiza en la comunión entre humanidad y naturaleza, entre la coexistencia de ambas pero también en las devastadoras consecuencias a las que puede conllevar la interferencia humana en el cosmos de la tierra. 

“O que Arde” se desarrolla a lo largo de las cuatro estaciones del año y asimismo esta dividida en dos partes claramente diferenciadas. De la armonía a la ceniza, de la existencia idílico a la catastrófica. Y es que de lo que principalmente nos habla es de la naturaleza como necesaria fuente de vida sí, pero ante todo, de naturaleza humana como su posible asesina. De la génesis a la defunción, del poder que tenemos para florecer y sembrar a nuestro instinto destructor. Nunca didáctica, ni tampoco sentimental, Oliver Laxe asume riesgos formales y creativos que solventa con marcada sobriedad a su vez que evita en todo momento juzgar a sus personajes. Sobre todo al principal, un Amador cuya figura, nunca redimida, ejemplifica a la perfección el cuerpo y alma de este sobrecogedora mirada que más allá de no entender de barreras entre ficción y documental; de brindarnos la oportunidad de disfrutar y experimentar la mítica Suzanne de Leonard Cohen en toda su dimensión (denlo por hecho, será una de las secuencias mas memorables de este festival); rueda el fuego con un poderío jamás visto. El cine como experiencia, la naturaleza como un paraíso convertido en un cenicero masivo. Aprendamos de ella. 

Publica un comentario

Sin valoraciones