Crónica Cannes 2019: "Liberté" Europa como una bacanal

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Cannes 2019: "Liberté" Europa como una bacanal

Presentada en Sección Oficial Fuera de Competición en 2016, su anterior "La Mort de Louis XIV" resultó ser un ejemplo tan bello como estoico de la fuerza artística del cine, una obra de apabullante potencia pictórica en la que suponía sin duda, la película más sobria, accesible y contenida hasta la fecha de Albert Serra. Un homenaje eternamente memorable dedicado a la figura de Jean Pierre Léaud cuya continuación estaba destinada a competir este año por la Palma de Oro. De hecho, ha sido el propio realizador catalán quien ha solicitado a Thierry Fremaux que "Liberté" sea proyectada en el marco de Un Certain Regard en vez de en Sección Oficial como estaba destinada a hacerlo. Y lo ha hecho por protegerse de la crítica más académica y conservadora. Una decisión que, por muy sorprendente que parezca, visto lo visto es del todo entendible. Y es que "Liberté" viene dispuesta a ser la propuesta más radical y rompedora de todo el certamen. Y eso es un hecho.

¿De qué va?

1774, algunos años antes de la Revolución Francesa, en algún lugar entre Potsdam y Berlín... Madame de Dumeval, el Duque de Tesis y el Duque de Wand, libertinos expulsados de la corte puritana de Luis XVI, buscan el apoyo del legendario Duque de Walchen, seductor y libre pensador alemán que representa un país donde reina la hipocresía. Su misión: exportar a Alemania el libertinaje y la filosofía de las luces basada en el rechazo a la moral y la autoridad pero también, y sobre todo, encontrar un lugar seguro donde seguir con sus vicios. ¿Las novicias del convento vecino se dejarán arrastrar a esta noche loca donde la búsqueda del placer obedece únicamente a las leyes que dictan los deseos insatisfechos.

¿Quién está detrás?

El realizador español más radical y libre del momento.

¿Quién sale?

Que en “Liberté” nos encontremos con el actor fetiche de Visconti y la musa de Fassbinder es toda una declaración de intenciones.  Helmut Berger e Ingrid Caven hacen de Europa y su historia una bacanal.

¿Qué es? 

 Un cruce entre ”El Desconocido del Lago" y “Saló” según el Marqués de Sade. La expansión cinematográfica de Personalien, la radical y sugerente videoinstalación que Serra ideó para el Museo Reina Sofia, donde dentro de una sala a oscuras, y con dos pantallas puestas de frente haciendo imposible ver las dos a la vez, nos convertiamos en uno de los personajes vouyers que pueblan este bosque de libertinajes y sexo desenfrenado.

¿Qué ofrece?

Será, de calle, la propuesta más extrema y radical de cuantas disfrutemos en esta nueva edición del Festival de Cannes. También una de las artísticamente hablando más ricas y memorables y, para un servidor, por muy enfermizo que pueda parecer, también disfrutables. De hecho, uno tiene la sensación de que precisamente fueron los consensuados halagos recibidos por su anterior y extraordinaria “La Muerte de Luis XIV” y el hecho de que fuera unánimemente señalada como su obra más accesible y redonda hasta la fecha, lo que ha llevado al realizador catalán a plasmar este ejercicio de libertad creativa tan extremadamente descarada, libérrima y provocativa en su contenido, como fascinante e hipnótica en su forma. En efecto, uno tiene la sensación de que Albert Serra 'se ha picado' y enfadado tras recibir esta clase de halagos generalizados a los que no parece estar habituado, lo que le ha llevado a dar un contundente golpe sobre la mesa. Hasta tal punto que “Liberté” lo que nos escenifica es un retrato insuperablemente grotesco de la antigua Europa en el que las nuevas modas y las prácticas comerciales son degradadas a través del sexo y el placer corporeo hasta cuotas insospechadas. Sexo explícito en su versión más flagelada que, no por ello, deja de aportar y brindar un rotundo ejercicio de libertinaje a una de las edades más opresivas de nustro lustroso continente. 

Pero más allá de mostrar besos negros y lluvias doradas sin pudor alguno, del festín de fluidos y excrementos que orgiásticamente “Liberté” retrata como si en un 'cuarto oscuro' se enmarcara, como si el cruising más sádico y masoca transitara, la última creación del director de "Honor de Cavallería" es, asimismo, una lúdica celebración de la dimensión seductora del lenguaje del cine y, sobre todo, de su arte. De su espectro más  placentero y hechizante partiendo de su contenido más decrépito. El deseo convertido en infradeseo a manos de seres espectrales que revierten la crueldad en placer, la perversión en en celebración de un cine que como su título bien indica, no hay límite alguno que lo acote. Y es que todo vale en este cuadro intrínsecamente blasfemo pero que es ante todo maestro.

Publica un comentario

Sin valoraciones