Crónica Cannes 2019: "Érase una vez...en Hollywood" el cine por encima de todo

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Cannes 2019: "Érase una vez...en Hollywood" el cine por encima de todo

Charles Manson según Quentin Tarantino. El infame asesino, líder siniestro, músico frustrado y supuesto "profeta de Satán" es, en cierta forma, la figura elegida por el director de "Reservoir Dogs" para adentrarse en el panorama cambiante de Hollywood a finales de los años 60, cuando la industria empezaba a olvidarse de los pilares clásicos. El hecho de que antes de la proyección se nos haya avisado por expresa petición de Tarantino que evitemos revelar spoilers (algo que un servidor no ha vivido en siete años que lleva asisitendo al festival) habla por sí solo.

¿De qué va?

La historia que tiene lugar en Los Ángeles de 1969, en el mejor momento del Hollywood hippie. Los dos personajes principales son Rick Dalton, ex estrella de una serie del Oeste, y su doble de acción Cliff Bootth. Ambos luchan por triunfar en un Hollywood que ya no reconocen. Pero Rick tiene una pareja de vecinos muy famosos…Roman Polanski y Sharon Tate.

¿Quién está detrás?

El Tarantino más cercano a "Malditos Bastardos".

¿Quién sale?

La elección de Leonardo DiCaprio como actor estrella y de Brad Pitt como su doble, no podría ser mas ocurrente y pertinente. Ambos conforman un binomio en el que la camaradería está por encima de todo. Uno acapara el protagonismo en la superficie, el otro demuestra que bien debería tenerlo. Y así sucede en un momento en el que, en efecto, DiCaprio está protagonizando las obras Martin Scorsese, Alejandro Iñárritu o Tarantino mismamente, mientras que Brad Pitt desde "Mátalos Suavemente", es decir 2012, que está dedicado a papeles secundarios, por más que en todos ellos acabe por acaparar un protagonismo que, en teoría, no debería ser suyo. Quizá se debe también a una retirada estratégica en pos de sus labores como productor, cuya cartera de películas se ha incrementado en los últimos años con títulos como "Moonlight", "El vicio del poder" o la próxima película de nuestra querida Miranda July.  Así también encontramos a un elenco de auténticas estrellas que incluyen a Margot Robbie, Al Pacino, Kurt Russell, Michael Madsen, Zoe Bell, Damian Lewis, Luke Perry, Emile Hirsch, Dakota Fanning, Scot McNairy....e incluso Bruce Lee (ahí lo dejo).

¿Qué es?

La celebración del cine por encima de todo.

¿Qué ofrece?

La obra más lúdica y reivindicativamente cinéfila que Tarantino ha creado hasta la fecha. De hecho, el corazón y esencia de "Érase una vez...en Hollywood" viene inmejorablemente resumido y predefinido por su título, nada gratuito. Hollywood, o lo que vendría a ser el cine como esa fábrica de sueños y transformación de realidades, como ese lugar libre de cualquier posible ambage en el que de todo puede suceder, por más que hablemos de fantasías futuristas o historias basadas en hechos reales, de sucesos históricos o presentes paralelos. El cine como elemento de diversión en el que hay cabida a toda posible transformación independientemente del material que trate.

Así se nos presenta una obra nuevamente extraordinaria, para nada menor, que cierto es, posiblemente sea la menos lúcida en cuanto a texto y diálogo de cuantas Tarantino ha gestado a la fecha. Sin embargo, es, también, la metacinematográficamente más rica y sorprendente. Y es que si todo el cine del director de "Reservoir Dogs" es ya de por sí es un puro y permanente homenaje a la historia del séptimo arte, "Érase una vez...en Hollywood" supone ya su auténtica cumbre. De hecho, hablamos de una mirada del todo transgresora capaz de transformar la realidad desde el sentimiento de la nostalgia, de hacer con ella lo que le plazca. Y es que, repito, hablamos ante todo del cine como fábula, de un arte donde el respeto por el paso del tiempo es al único condicionante al que se debe, por más que a muchos les pese. El resto, en manos de Tarantino, es un ente del todo lúdico y completamente libre. Tanto es así que su nueva y muy disfrutable obra lo es más que nunca si cabe. "Érase una vez...en Hollywood" nos habla, entre otras cosas, de la pérdida de la inocencia que sufrió la meca del cine a través de un suceso trágico. Bajo esta premisa y este contexto, a camino de la comedia más descerebrada y de una suerte de deconstrucción del western; de constamente meter el cine dentro del cine (los guiños son omnipresentes e innumerables); de plasmar un juego de espejos y reflejos marcado por un permanente registro de inspirados homenajes; de propulsarla con una banda sonora sesentera del todo mítica y reconocible; Tarantino prioriza el tributo más apasionado y desbocado a la creación cinematográfica y a su historia (o a la transgresión de la misma) que a la iluminada y clarividente verborrea que, en este caso, por más que haga acto de presencia, todo hay que decirlo, no tiene tanta fuerza. Lo mismo da. El cine por encima de todo.




Publica un comentario

Sin valoraciones