Crónica Cannes 2018: "One Day" se va de madre

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Cannes 2018: "One Day" se va de madre

Ya lo apuntamos en nuestra previa, lo confirmamos y subrayamos en la jornada inaugural. La Semana de la Crítica apunta este año maneras. A las nuevas películas de los responsables de geniales marcianadas como "Of Horses and Men" y "The Lure", a ese antibiopic de Cristian Ronaldo que promete "Diamantino", o la exquisita "Wildlife" de Paul Dano con la que la sección más emergente del Festival de Cannes ha inaugurado, se suma ahora "One Day". Y lo hace con un punto de partida tan aparentemente simple pero realmente complejo como lo es retratarnos las 24 horas que componen un día cualquiera en la vida de una madre con tres niños.

¿De qué va?

Anna tiene 40, siempre va con prisa. Tiene un marido, tres hijos y estrés financiero...

¿Quién está detrás?

Bien podríamos presentarla como la alumna aventajada de Ildikó Enyedi. No en vano, la debutante Zsófia Szilágyi fue su asistente de dirección en la recientemente nominada al Oscar y merecedora del Oso de Oro 2017, "En cuerpo y alma"

¿Quién sale?

Premio del cine húngaro 2017 a mejor actriz de reparto por "Strangled" (película que pudimos ver en la última edición del Festival de Sitges) y protagonista de "Sing" (corto vencedor de los Óscar 2017), Zsófia Szamosi nos ofrece en "One Day" un incombustible tour de force que bien debería dar continuidad a su galardonado trayecto. Con el permiso de la directora, ella es la reina absoluta de esta función.

¿Qué es?

"La Batalla de Solferino" pasada por el filtro del nuevo cine rumano.

¿Qué ofrece?

Primera película en entrar a competición en la Semana de la Crítica, el debut tras la cámara de la hungára Zsófia Szilágy demuestra una sorprendente solidez e inapelable madurez al retratarnos un día cualquiera en la vida de una madre coraje. O más bien, el infierno que puede resultar ser madre y a la vez estar subyugada por la cotidianidad. Nuestra Anna es profesora de italiano, tiene tres hijos, un marido e incesantes problemas económicos. Su rutina diaria se reduce a correr del trabajo a la guardería, del colegio a las clases de baile, a intentar cuadrar las cuentas. En definitiva, a tratar de gestionar un día a día que realmente parece imposible de gestionar. Más aún, si a ello añadimos que su marido coquetea con la infidelidad. Hablamos de un debut dirigido con sorprendente aplomo, con ese pulso, esa cadencia ágil y relativamente vitaminada en el manejo de la cámara que distingue el nuevo cine rumano. Una de esas películas en las que aparentemente no pasa nada pero realmente está pasando de todo, que presenta una ejemplar fusión entre el drama íntimo y el relato social, donde sus personajes se muestran oprimidos y sometidos por el mero hábito. Tanto ella como él, porque si otra virtud verdaderamente destacable tiene "One Day", es que no juzga a sus personajes. El marido, mayoritariamente fuera de campo y supuestamente verdugo, pero realmente víctima, demuestra estar también maniatado, a su propia manera, por una vida diaria que finalmente le lleva a la erosión de su vida íntima. Quien tiene una madre tiene un tesoro, esto es algo que demuestra tener muy claro Zsófia Szilágy, porque su ópera prima es ante todo un homenaje a todas las mamás del mundo. O mejor dicho, a la lucha diaria que conlleva serlo en sociedades capitalistas y supuestamente evolucionadas como bien puede ser mismamente la húngara o porque no, la española. 



Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es