Crónica Cannes 2018: "Long day's journey into the night" deseando amar

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Cannes 2018: "Long day's journey into the night" deseando amar

Suele decirse que para un director es más difícil alcanzar el éxito con su segunda película que con la primera. Si te has consolidado con tu ópera prima, tendrás que superar las expectativas impuestas por tu debut o al menos, igualarlo. Toda la presión del mundo cae sobre tus hombros, y estar a la altura puede ser un reto para el que muchos no están preparados. Sin embargo, quien si demuestra estarlo, convierte la promesa en realidad. Y este ha sido el caso del realizador chino Bi Gan y su asombrosa "Long Day's Journey into the night", un obús a nivel formal y emocional que más allá de presentar un plano secuencia de 40 minutos rodado en 3D, se erige por derecho propio en la gran sensación de esta nueva edición del Festival de Cannes. Con un presupuesto que prácticamente cuadruplica el de su anterior y muy reivindicada obra "Kaili Blues", el ambicioso director chino nos regala la que será para un servidor, y de largo, la mejor película del festival (y boletos tiene para serlo del año). Y lo afirmo tras haberle destinado dos visionados.

¿De qué va?

Luo Hongwu regresa a Kaili, su ciudad natal, después de haber escapado hace muchos años. Busca a la mujer que ama y que nunca logró borrar de su mente.

¿Quién está detrás?

Fue la ópera prima china de la que todos hablaron en los mentideros cinéfilos en 2015 tras hacerse con el premio al Mejor Director Emergente en el Festival de Locarno. A camino entre Jia Zhang-ke y Apichatpong WeerastakuhlBi Gan irrumpió en el panorama internacional con "Kaili Blues", un debut técnicamente sublime, de gran calado espiritual y mucha personalidad,que nos regaló además, uno de los planos secuencia más memorables de los últimos tiempos con la que sin embargo, el realizador chino confiesa no estar satisfecho a nivel técnico debido a verse limitado por un reducido presupuesto. Con ”Long day journey's into the night" en cambio, parece haber cumplido su sueño, y también el nuestro. 

¿Quién sale?

 "Long day journey's into the night" cuenta con Tang Wei ("Deseo, Peligro"), Sylvia Chang ("Más allá de las montañas") y Huang Jue ("The Final Master"), en otras palabras, la jet-set de la interpretación china, quienes acompañarán al protagonista de su premiado debut, Chen Yongzhong. 

¿Qué es?

Un cruce entre Tarkovski, Wong Kar Wai, Tsai Ming-liang y Hou Hsiao-hsien que se inspira en “Perdición” de Billy Wilder, las pinturas de Chagall, las novelas de Modiano y sobrevuela la colección de poemas de Paul CelanAmapola y memoria (1952). Destacar también que aunque no se inspire directamente en ellos, es cuanto menos curioso el caso que el título internacional de la película haga referencia a una obra teatral de Eugene O’Neill mientras que su título original chino (“Últimas noches en la tierra”) remite a un relato corto de Roberto Bolaño.

¿Qué ofrece?

"Tengo que sentirme en peligro, casi como si tuviera que escapar de la muerte, para seguir creando. el riesgo de «destruirse», es necesario para los creadores. Sea con un presupuesto grande o pequeño, no puedo contentarme con hacer una película únicamente porque hay un guión escrito. Eso no me basta y no me motiva lo suficiente”. 

Son las propias palabras de Bi Gan, aquellas que mejor definen la esencia que da forma a su nueva y fascinante obra. Dividida en dos partes bien diferenciadas, siendo la segunda de ellas un estratosférico plano secuencia en 3D  que supera los 40 minutos en el que es conducido por movimientos y vuelos de cámara imposibles, "Long day's journey into night" narra el regreso de un hombre a su ciudad natal para reencontrarse con la mujer a la que amó. Y lo hace inspirándose en la magia y la nostalgia que envuelven los sueños. Hablamos de una suerte de noir romántico, una historia de amor platónica fundida en el sentimiento melancólico, que ante todo penetra en las entrañas de la memoria y la deconstrucción de las misma desde una vertiente arrebatadoramente plástica, existencial y definitivamente poética. De hecho, son claramente evocadores y estimulantes los ecos de Tarkovski, sobre todo de “El Espejo”, también del Wong Kar wai de “2046” y “Deseando Amar”, del Tsai Ming-Liang de “Stray Dogs y “I don’t want to sleep alone tonight” o del cine de los 90 de Hou Hisao-hisen. Referentes capitales, de palabras mayores, a los que no solo hace justicia, si no que el responsable de "Kaili Blues" los eleva a una dimensión propia y personal. Con todo ello, "Long day's journey into night" se revela en puro deleite visual, donde sus diferentes capas y líneas narrativas se funden y sobreponen para plasmarse y adaptarse completamente a la narcosis de los sueños, a que la vivamos y experimentemos como si estos fueran propiamente nuestros. Mención aparte merece el plano secuencia en 3D, señal inequívoca que tenemos ante nosotros un nombre que aspira a convertirse en el principal referente del cine oriental de este nuevo milenio, tal y como han sido y lo son, sus totémicos referentes.


Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es