Crónica Cannes 2018: "Le Livre d'Image" puro Godard

Autor: Filmin Fuente: Filmin

Crónica Cannes 2018: "Le Livre d'Image" puro Godard

50 años después que Jean-Luc Godard, junto con otros directores e intelectuales franceses, consiguiera que se cancelara el Festival de Cannes debido a los eventos ocurridos en Mayo del 68, regresó al festival uno de los máximos representantes de la nouvelle vague, leyenda cinematográfica viva, pero esta vez presentando su documental "Le Livre d'Image"El cineasta vuelve a confundir, provocar y extrañar a todo aquel que se atreva con su obra, como ya hiciera con sus últimos trabajos “Film Socialisme” y “Adiós al Lenguaje”. El nuevo film de Godard es un ensayo, un documental, un experimento sobre el cine y la historia humana reciente, que decide centrarse en la violencia, el caos y la decadencia del presente y de la cultura occidental.

¿De qué va?

Nada excepto silencio. Nada excepto una canción revolucionaria. Una historia en cinco capítulos, como los cinco dedos de una mano.

¿Quién está detrás?

Un cineasta que a sus 88 años nos demuestra que eso de la edad es un estado mental que no impide rebeldía intelectual alguna. "Le Livre d'Image" muestra a un Jean-Luc Godard desilusionado por una realidad injusta, en especial aquella que inflige la sociedad occidental hacia el mundo árabe. Una de sus versiones más vanguardista, experimental e innovadora, y como siempre, política.

¿Quién sale?

Todo el mundo y nadie, muchas voces y ninguna.

¿Qué es?

La continuación de "Film Socialisme" y "Adiós al lenguaje".

¿Qué ofrece?

La verdadera condición del hombre es la de pensar con las manos” y como dedos hay en una mano, la película se compone de cinco capítulos. Cada capítulo tiene su propia temática, pero están unidos por sus imágenes: el cine de ficción se entremezcla con pasajes reales, de documentales, de telediarios o simples fotografías, para mostrar que la historia se repite una y otra vez. Una amalgama de ideas, un uroboros insaciable que te atrapa gracias a su montaje abstracto y rompedor. Libertad de expresión y técnica en el más catártico de sus sentidos. Un experimento fílmico donde el cine ayuda a entender cómo la historia está condenada a repetirse, un mantra tan manido como también ineludible, como bien nos demostró Joao Moirera Salles en "No intenso Agora". Que aquello que se ve en el cine sucede en la realidad y aquello que ocurre en la realida transmuta al cine, a pesar de los años y de los avances: el círculo vicioso de la existencia y de la civilización, donde priman la violencia y los prejuicios.

En un mundo donde parece que las sociedades no quieren entenderse, se escoge meter de lleno al espectador en esa situación donde nadie se comprende y se opta y se confía en que este será capaz  de discernir lo que sucede en pantalla, por eso Godard arrebata los subtítulos en algunos momentos para forzar a quién ve su obra a comprender al otro y eludir la violencia. Y es que esta no se encuentra solo en el contenido de las imágenes, sino en cómo se representan y van acompañadas. Silencios y música a corte, cambios de color, de formato, momentos en negro, sobreposición de materiales… todo con el fin de mostrar una realidad, una verdad: quizás en el mundo solo hay atrocidad y sadismo, y el cineasta francés busca que nos estremezcamos ante este hecho. Un ensayo universal que acaba siendo una reflexión sobre el tratamiento del islam y el mundo árabe por parte de ese monstruo llamado Occidente, en cómo desde Europa miramos con prejuicios azuzados por el terrorismo y perpetuamos la espiral de violencia y discriminación. Godard se posiciona al lado del pueblo árabe, afectado y relacionado siempre con la tiranía y el horror, para así hacer reflexionar a un espectador que debe aceptar el desafío del maestro francés en su construcción, reconstrucción y deconstrucción de la civilización, pasando primero por el cine hasta llegar a imágenes que todo espectador tiene en mente y conoce, pero no como creía haber visto. Un collage de la realidad que descompone al ser humano de la actualidad.


Publica un comentario

Sin valoraciones