Crónica Cannes 2018: "Girl" una niña fantástica

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Cannes 2018: "Girl" una niña fantástica

Ha protagonizado la que de momento supone la ovación más ferviente y cerrada en lo que llevamos de festival. El revelador debut de Lukas Dhont presenta todas las credenciales necesarias para llevarse la Cámara de Oro así como el premio a Mejor Película en Un Certain Regard. “Girl” es un estudio de personaje sensible y extraordinariamente matizado que bien podría ocupar un lugar privilegiado en Sección Oficial. Empecemos por afirmar que "Una Mujer Fantástica" ya tiene su relevo generacional. 

¿De qué va?

Lara, 15 años, sueña con convertirse en prima ballerina. Con el apoyo de su padre, se lanza de lleno en esta búsqueda interminable. Pero su cuerpo no se doblega tan fácilmente a la disciplina que le impone Lara, porque en realidad cuando nació era un niño.

¿Quién está detrás?

"Girl" supone el debut en la dirección del belga Lukas Dhont. Un nombre que no perderemos de vista, a quien la Cámara de Oro bien podría ponerle en el mapa. Tras las coreografías, que forman asimismo parte del corazón sobre el que late "Girl" son obra del reconocido coreógrafo belga Sidi Larbi Cherkaoui

¿Quién sale?

La nueva Daniela Vega se llama Victor Polster. Con tan solo 15 años este adolescente, estudiante de baile, insufla de vida a Lara con una interpretación sublimemente matizada, de una profundidad psicológica tremendamente conmovedora. Él es el centro neurálgico de la película, quien básicamente le da forma. De hecho, no hay un solo plano en el que Lara no sea foco de atención. Ni uno solo.

¿Qué es?

Una niña fantástica

¿Qué ofrece?

"Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo" . A todo aquel que esté leyendo estás inícuas palabras probablemente le venga a la cabeza ese infame autobús que hace apenas unos meses atrás transitaba la capital de España. Deleznable suceso que viene a confirmarnos la importancia y necesidad que hoy día tienen proyectos, y ante todo tratamientos, como el que ahora nos ocupa. El debut sorprendentemente maduro de Lukas Dhont es el estudio de una adolescente que libra su propia batalla, tanto a nivel físico como emocional, en su transición del cambio de género. Lara es una joven que nació siendo niño y que sueña con convertirse en prima ballerina.  Ese es el arduo reto que afronta teniendo la suerte de tener varias herramientas clave a mano para poder lograrlo, como es el caso de sus innegable talento para el baile y el movimiento, así como el apoyo incondicional de un padre que le acompaña y arropa en el proceso en todo momento. Y es que no es otro que su cuerpo, ante todo su cuerpo, la barrera que le impide definitivamente volar. Él es su verdadero y único rival, al que se enfrenta a base de coreografías y bailes que condensan y asimismo desahogan toda su rabia contenida que es esclava de su frustración física y a la postre, existencial.

“Girl” vendría a suponer ese inmejorable complemento a “Una Mujer Fantástica” que dignifica y pone al día el tratamiento de la transexualidad en el cine, abrazando aún y así un tono y enfoque bien diferente. En el caso de Marina, no hablábamos de una mujer que buscara su lugar en el mundo porque ya lo tenía, tampoco alguien que lidiara con problemas de identidad ni necesitara constantemente defenderse y reivindicarse porque su vida, hasta el suceso traumático que la sacude, era feliz y satisfactoria. Y lo era gracias a una pareja que le profesaba un amor incondicional y cuya relación la vivían desde la más absoluta normalidad, gracias también a un trabajo como camarera en el que se le trataba y respetaba como a cualquier otra compañera y sobre todo, a una vocación, la de cantante, que tenía el privilegio de disfrutar y ejercer con todas las de la ley. Pero claro, con la muerte de su novio le llega el tormento y el declive partiendo del repudio que le profesan la ex-mujer e hijos de su difunto amado. En el caso de Lara sin embargo, hablamos de una joven que precisamente lucha y aspira por alcanzar la meta que ya había traspasado Marina. Tanto en su esfera personal e íntima como profesional y artística. Y es precisamente de este proceso, de esta crisis interior, que nos hace partícipes Lukas Dhont. 

En "Girl" apenas hay denuncia o reivindicación social en cuanto a normalización de la diversidad. Lo que si tenemos es una cámara constantemente incrustada al rostro y cuerpo de su protagonista, atenta siempre a sus gestos, movimiento y miradas. Una cámara introspectiva que nos sumerge hasta el fondo de sus sensaciones, sentimientos y sus miedos, que sigue la intensidad que transmiten sus bailes y movimientos, y que constantemente contornea su rostro y cuerpo. Y lo que su objetivo plasma es una película de una fuerza y sutileza inconmensurable que rompe varios de los tópicos y estereotipos por los que se ha regido siempre el cine trans. Lejos de tener una familia en la que se siente incomprendida, de un entorno cercano por la que no es bienvenida, Lara dispone de la aceptación y plena disposición de su progenitor para ayudarle en lo que sea y como sea hasta lograr su objetivo. También la aceptación (con alguna que otra reticencia, eso sí) de su entorno cercano, tanto en el colegio como en la escuela de baile. Pero claro, la procesión se lleva por dentro. 

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es