Crónica Cannes 2016: "The Salesman" muerte de un viajante en Irán

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Cannes 2016: "The Salesman" muerte de un viajante en Irán

La mejor descripción de personajes que se ha visto en mucho tiempo ha consagrado al iraní Asghar Farhadi como uno de los grandes autores de nuestros días, capaz de descubrir un nuevo Irán al espectador occidental y de describir un drama lleno de capas y tensión que plantea (y resuelve) cuestiones sobre la familia, la religión y la lucha de clases, con una maestría inaudita. Pues bien, "The Salesman" es una nueva e incontestable prueba de ello.

¿De qué va?

Emad y Rana deben dejar su piso en el centro de Teherán a causa de los trabajos que se están efectuando y que amenazan el edificio. Se instalan en otro lugar, pero un incidente relacionado con la antigua arrendataria trastorna la vida de la joven pareja.

¿Quién está detrás?

Antes de que Almodóvar produzca su próxima película, el maestro iraní Asghar Farhadi, ganador de un Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa, "Nader y Simin", ha decidido regresar a su Irán natal para llevar a su terreno, con todo lo que ello implica, la obra de teatro "Muerte de un Viajante" de Arthur Miller.

¿Quién sale?

Asghar Farhadi vuelve a contar con las magníficas interpretaciones de Shahab Hosseini y Taraneh Alidousti (ambos co-protagonistas en "A propósito de Elly").

¿Qué es?

Un cuento moral sobre la humillación personal en la que puede desembocar la opresión social.

¿Qué ofrece?

"El Viajante" supone un retrato esencial y detallado de una reprimida Irán que abraza la denuncia social partiendo del conflicto íntimo que emerge en una pareja cuando ella es agredida en su propio piso por un desconocido. El miedo al 'que dirán', al 'que pensarán', al 'como nos afectará', es lo que les cohíbe y reprime de hacerlo público y denunciarlo ante la policía. Más que nada por evitar el miedo a la humillación a la que posiblemente se verían sometidos por una sociedad retrógrada y opresiva. Y claro, la herida lejos de cicatrizar, no hace más que supurar. Una base argumental y conceptual sobre la que el director de "Nader y Simin" construye con su magistral sello este extraordinariamente matizado cuento moral. Y lo hace narrando  la gestión y desarrollo del conflicto por parte de la pareja (el enfrentamiento que surge de entre ambos sobre las diferentes posturas que tienen de como lidiar con ella) así como escenificando la obra teatral que en ese preciso momento de vida representan como actores de teatro que son  de forma paralela: no por casualidad, "La muerte de un viajante". Un relato desdoblado con su necesaria moraleja final, que esta inteligentemente articulado, hermosamente escenificado y rigurosamente interpretado. Y es que la suya es una dramaturgia tan calculada y precisa como absolutamente compleja, que lleva a su director a volver a profundizar en varios de los temas en los que incurrió con sus mejores películas. Otra prueba más de la inabarcable capacidad artística que Farhadi atesora a la hora de desempolvar los elementos contradictorios de un país subyugantemente conservador en el que la represión social siempre esconde lo humanamente desolador. El último Oscar a Mejor Película de Habla no Inglesa es doloroso sí, pero ante todo (meta)esplendoroso.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es