Crónica Cannes 2016: "Aquarius" gloriosa Sonia Braga

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Cannes 2016: "Aquarius" gloriosa Sonia Braga

De ella avisamos en nuestra previa y es que no por casualidad, la encumbramos en el número uno como nuestra película más esperada para este Festival de Cannes. Ni Xavier Dolan, ni Jim Jarmusch, ni Maren Ade, ni Cristi Puiu. El nombre que más nos excitaba era el del brasileño Kleber Menondça Filho debido, principalmente, a su magnífica ópera prima, "Sonidos de Barrio". Pues bien, cabe decir que la apabullante "Aquarius" no solo ha cumplido con las altas expectativas generadas, si no que las ha superado, colándose de lleno entre las principales favoritas a llevarse el premio gordo. Una Palma de Oro que si no es suya, será por 'culpa' de un nombre propio, el de su carismática protagonista, Sonia Braga, a quien a sus 65 años de edad, el director brasileño probablemente le haya brindado el papel más memorable y resonante de su carrera. A por ella.

¿De qué va?

Clara, una burguesa de Recife que tiene unos sesenta años, era crítica musical. Vive en un edificio particular, el Aquarius, construido en la década de 1940 sobre la chic Avenida Boa Viagem que bordea el océano. Un importante promotor ha comprado todos los apartamentos, pero ella se niega a vender el suyo y emprende una guerra fría contra la empresa que la acosa. La estresante situación la perturba y la lleva a pensar en su vida, en su pasado, en sus seres queridos.

¿Quién está detrás?

"Sonidos de Barrio" (presentada a concurso en el Atlántida 2013) significaba la primera (y asombrosa) incursión en la ficción del brasileño Kleber Mendonça Filho. Periodista, crítico y programador de cine brasileño que, tras experimentar exitosamente en el campo del cortometraje, se echaba al barro con su primer documental, "Crítico". Si "Sonidos de Barrio" no fuese película sino relato, podría haberlo firmado el hijo imposible de John Cheever y Patricio Pron. Pero como es el caso, y hablamos de cine, sería algo así como si cruzáramos las favelas de "Ciudad de Dios" con la burguesía perturbada de "Caché" o como si Claire Denis rodara un remake de "La Zona" de Rodrigo Plá. Razones maestras que nos llevan a celebrar por todo lo alto su segunda película.

¿Quién sale?

Denlo por seguro. La mejor actriz de esta nueva edición del Festival de Cannes, así como el personaje mejor construido de cuantos probablemente disfrutaremos a lo largo del certamen. Kleber Mandonça Filho rescata a la icónica Sonia Braga del olvido para ponerla de lleno en el mapa, haciendo así justicia a una actriz que merece mucho más protagonismo del que las TV-Movies en las que ha trabajando durante los últimos veinte años le brindaban. Un papelón a todos los niveles que no admite rival alguno. Épica a todos los niveles.

¿Qué ofrece?

Como si de la Gloria Desmond de "El Crepúsculo de los Dioses" se tratara, como si a la "Gloria" de Sebastian Leilo nos llevara, Braga hace del papel de Clara una diva rebosante de carisma que se echa todo el peso de la película a sus espaldas. Una heroína de nuestros días que a base de momentazos antológicos a nivel interpretativo, sorprendiendo con acciones tan meritorias como descaradas a nivel de trama, se encumbra como uno de los grandes nombres del momento en el panorama cinematográfico mundial. Un personaje decidídamente único, asombrosamente auténtico, al servicio de un discurso social tan crítico como expansivo. Y es que desde su contenido temático, por más que el tratamiento sea completamente opuesto (de una película coral pasamos a un filme centrado en un único personaje) "Aquarius" supone un punto y seguido respecto a su imprescindible predecesora. Un retrato tan sugerente como punzante de un Brasil deshumanizado y corrupto que al igual que "Sonidos de Barrio" parte desde un vecindario o mejor dicho, de lo que queda de él. Clara es el fiel reflejo del alma que al país de Dilma Rousseff (actualmente apartada del poder) le falta. Una esencia necesaria que Kleber Mendonça Filho la construye desde una imponente factura formal, desde un montaje que ante todo se siente ágil y armónico y desde un sentido del humor que se antoja tan audaz e inteligente como definitivamente valiente. Dará que hablar, no en vano, estamos ante uno de los grandes fenómenos del año.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es