Crónica Cannes 2015: "The Lobster" la love story del futuro según el director de "Canino"

Autor: Joan Sala (Filmin)

Crónica Cannes 2015: "The Lobster" la love story del futuro según el director de "Canino"

Es otra de nuestras grandes debilidades, y con dos razones, más que suficiente. El director de "Canino" y "Alps" ha puesto hoy patas arriba Cannes con "The Lobster". ¿Novedades? unas cuantas, empezando porque el nuevo Yorgos Lanthimos habla en inglés para contarnos una love story nada convencional, contextualizada en un futuro cercano, pero distópico, nada afín a la soltería. Langostas y a volar.

¿De qué va?

En un futuro distópico, mucho más cercano que lejano, todo aquel que permanezca sin pareja, es arrestado y transferido a un hotel en el que están obligados a encontrar su media naranja en un máximo de 45 días. Si fallan, son transformados en el animal que ellos prefieran para ser liberados en el bosque. Y claro, quien no se atenga a las reglas se convierte en un fugitivo al que toca darle caza.

¿Quién está detrás?

Con todo lo dicho, solo cabe recordar que somos fans declarados de Yorgos Lanthimos

¿Quién sale?

Colin Farrell nos brinda la que probablemente sea su mejor interpretación hasta la fecha, y lo hace desde lo nula gestualidad, desde el registro deadpan que tanto y tan bien caracteriza el cine nórdico de un todo un Roy Andersson o incluso Aki Kaurismäki. Con mismo sello y misma impronta le acompañan los Ben Whishaw, Rachel Wesiz, Léa Seydoux, John C. Reilly, el siempre agradecido cameo de Toby Jones y tampoco podía faltar su musa, Aggeliki Papoulia.

¿Qué es?

La otra cara de la moneda de "Bird People"

¿Qué ofrece?

Una love story distópica y marciana que en cierta forma resulta conscientemente contradictoria, tal y como también lo son sus predecesoras. Si "Alps" nos hablaba de como sobreponerse a la muerte reflexionando sobre la posibilidad de sustituir tus seres queridos con otras personas, y lo difícil que ello puede llegar a ser, "The Lobster" da continuidad a este particular y bizarro registro romántico observando y reflexionando sobre como la mayoría de las personas se unen para formar parejas mientras otras no, incidiendo así en lo que verdaderamente es nuestro mayor temor: y no, no lo es tanto la muerte como el miedo a estar solo, cuando la soledad que puede provocar una mala compañía también debería ocupar su debido lugar. Y es entonces, cuando pasamos del espectro íntimo a la feroz crítica social.

En todo ello incurre "The Lobster", y lo hace partiendo de un apabullante registro formal, también de un concepto de trama sustentado, como era de esperar, en el más demente WTF. Los diálogos absurdos recuerdan a "Canino", mientras que la rigidez de los líderes de grupo que campan a sus anchas en "The Lobster" no están muy lejos del totalitarismo familiar de "Alps". Sobrevolando nuevamente temas como la identidad, la pérdida, el control, la mentira, la alienación, pero en este caso, sobre todo el amor, lo nuevo de Yorgos Lanthimos si presenta sin embargo, una novedosa singularidad. Y es que, el enfant terrible griego demuestra que también tiene su pequeño corazón, plasmando a ratos una tierna historia de amor, en la que tiene incluso cabida un pequeño y entrañable momentazo en el que en pleno bosque suena Nick Cave. Retazos que sin embargo, no evita que estemos ante una mirada latentemente violenta y extremadamente radical, cuyo tono se siente tan grave como devastador, aunque también resulte extrañamente simpático, así como enfermizamente vacilón. Estimulantes contradicciones que nos llevan a disfrutar, más bien a flipar, de todo un peliculón.


Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es