Crónica Berlinale 2019: "Out Stealing Horses" a lomos del melodrama

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Berlinale 2019: "Out Stealing Horses" a lomos del melodrama

Descrita como "el mayor éxito literario internacional noruego de la historia"Hans Petter Molland incurre en el registro marcadamente melodramático con la adaptación de "Out Stealing Horses", una historia compleja y agridulce sobre el amor, traición y pérdida. Así es, sorprendente cuanto menos, que el realizador noruego incurra en este género tras participar en la Berlinale 2014 con ese thriller decididamente coeniano y gamberro que resultó ser la cínica y violenta "Uno tras otro"

¿De qué va?

"Out Stealing Horses" gira en torno a Trond, un viudo de 67 años que se muda a un pueblo en el bosque, muy parecido al sitio donde pasaba las vacaciones junto a su padre hace 50 años. Ahora los recuerdos vuelven, y Trond se enfrentará a la vida y sentimientos que tenía en 1948.

¿Quién está detrás?

El director noruego Hans Petter Moland adapta en Out Stealing Horses la novela homónima y multipremiada del autor noruego Per Petterson. Y lo hace tras dirigir en 2016 el thriller danés "Redención", la tercera entrega de la saga Los casos del Departamento Q, que vendió la friolera 207.669 entradas en el fin de semana de su estreno en Noruega.

¿Quién sale?

No podía ser otro. "Out Stealing Horses" la protagoniza el actor fetiche de Molland, Stellan Skarsgård, con quien ya trabajara en sus anteriores, muy reconocibles para el público d eFilmin, "Uno tras otro" (actualmente en nuestro catálogo) o "A Somewhat Gentlemen" (la cual participó en Atlántida 2011).

¿Qué es?

El trascendentalismo como pose.

¿Qué ofrece?

Con su anterior "Uno tras otro", algo así como un western noirdico y genuinamente coeniano con la que ya compitiera por el Oso de Oro en la Berlinale 2014, Hans Petter Molland nos contaba una historia de venganza, y a la vieja usanza. En su nueva obra, sin embargo, todo parecía indicar que abrazaría el registro melodramático para contarnos la historia de un viudo afligido por la accidental muerte de su esposa que decide mudarse a su pueblo natal para tratar de reencontrarse con los recuerdos de su pasado. Y así ha sido. ¿El problema? Que a la hora de abordarlo el tiro le ha salido relativamente fallido. Si hay un principal problema del que "Out Stealing Horses" claramente adolece, ese es que se embarca en una continua búsqueda de la trascendencia cuando jamás la encuentra, lo cual provoca que a la hora de incurrir en su marcado sello melodramático, el resultado sea ciertamente cursi e inconsistente. Una pena tratándose de una película que a nivel formal y artístico guarda contados (aunque igualmente destacables) picos de grandeza. Sobre todo a la hora de impregnarse de la sensorialidad y la belleza de la naturaleza, de confiar en el poder de la imagen y el montaje como vaso comunicativo relegando la palabra a un segundo plano (de hecho, hay secuencias en las que a lo largo de varios minutos ni tan siquiera se media palabra). Y es que al final uno no tiene claro que es lo que Molland realmente quiere contarnos. Una pena que en el fondo no lo es tanto, si nos atenemos a que el realizador nórdico ya tiene listo para estrenar este mismo año un thriller protagonizado por Liam Neeson titulado "Venganza bajo cero". A ello nos agarramos.

Publica un comentario

Sin valoraciones