Crónica Berlinale 2018: "My brother's name is Robert and he is an idiot" entre ellos

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Berlinale 2018: "My brother's name is Robert and he is an idiot" entre ellos

Era uno de nuestros títulos más esperados del año y por descontado, una de las propuestas que más esperábamos experimentar esta nueva edición de la Berlinale. El cine de Philip Gröning no admite medias tintas y tampoco está hecho, que digamos, para todos los públicos. De hecho, comenzamos esta crónica por presentar "My brother's name is Robert and he is an idiot" como la película que ha provocado uno de los momentos más surrealistas que jamás he vivido en un festival de cine. Que en plena proyección, y sin llegar a detenerla, se emplee el megafonía para transmitir una advertencia a los trabajadores del Berlinale Palast podría sonar a urgencia. Y de hecho, parece que lo era. La espantada masiva y escalonada de los acreditados presentes que huían estupefactos de la sala ha obligado a la dirección a advertir a sus trabajadores de que controlen las puertas de salida porque muchos de ellos lo hacían por donde no tocaba. Un dato anecdótico, pero ante todo significativo, de la radical idiosincrasia que presenta la tercera representante alemana presentada a competición.

¿De qué va?

Los hermanos gemelos y adolescentes Elena y Robert se suspenden en los aledaños de una remota estación de servicio para preparar un examen de Filosofía al que Elena se debe presentar. Y lo hacen a su vez que debaten cuestiones trascendentales como el espacio, el tiempo, el amor y en definitiva, su propia existencia.

¿Quién está detrás?

Para muchos, una mirada valiente, poderosa y sorprendentemente inteligente, el "Te doy mis ojos" que rodaría Haneke, el de "71 fragmentos de una cronología al azar" y "El séptimo continente". Para otros, tres desgarradoras horas traducidas en 59 capítulos incapaces de soportar que te dejan un mal cuerpo de armas tomar. Es lo que tienen las grandes películas, es lo que nos ofreció Philip Gröning con su anterior"The Police Officer's Wife" y es lo que esperábamos también de "My brother's name is Robert and he is an idiot". Si a ello añadimos que el realizador alemán venía de regalarnos la magistral "El Gran Silencio" una película austera, cercana a la meditación, al silencio, a la vida en estado puro, ya tenemos dos razones de peso para destacar la nueva película de Gröning entre nuestra terna de favoritas no solo de esta Berlinale, sino también del año presente. El resultado final sin embargo, lejos ha quedado del esperado.

¿Quién sale?

Actuación potentes y rebosantes de matices son las que nos ofrecen Josef Mattes y Julia Zange

¿Qué es?

"Entre nosotros" + "Soñadores" + "Amantes Criminales"

¿Qué ofrece?

El amor es algo maravilloso, mágico, que reconforta el corazón...¿verdad? Para las pareja protagonista de la película de la que ahora nos toca hablar quizás no tanto. A veces amar conlleva una pasión descontrolada, un "nosotros contra el mundo" llevado a los extremos, donde la linea del bien y del mal se desdibuja mientras estamos con la persona amada. Parejas en las que el fuego además de calentar, quema, y de que manera: violencia, asesinatos, robos, mutilaciones...en el cine (y la vida real) todo vale cuando quienes lo experimentan y viven son consumidos por un sentimiento irrenunciable, un amor incondicional que les es imposible profesar como visceralmente lo sienten. Y sí, como en este caso probablemente estaréis imaginando, hablamos de incesto. 

Este es el corazón que late en la extenuante y controvertida "My brother's name is Robert and he is an idiot": un amor prohibido y las violentas e irremediables consecuencias derivadas de la imposibilidad de plasmarlo. Pero ante todo, y hete aquí gran parte de su radicalismo conceptual, es una densa dimensión filosófica la que envuelve este conflicto sentimental. De hecho, su primer acto (hablamos de más de una hora de metraje, y es que la película dura tres) está enfocado reflexionar y levitar sobre la noción del tiempo, de lo que significa vivir el presente o de lo que realmente significa la verdad a partir de citas de Heidegger, Bregson o Brentano. Referencias que bien pueden parecer pedantes en un principio pero que también nos ayudan a comprender el gran mundo interior que puede encerrar un joven para sí mismo. Seres de luz, criaturas celestiales, el último (y primer) paso del recorrido circular nietzscheano. Un divagar existencial que se nos transmite a su vez que ambos protagonistas se rodean de la luminosidad de una calurosa tarde de verano en pleno campo. Una disposición formal y conceptual que directamente nos lleva al contexto e idiosincrasia (antiromántica en su caso) sobre la que basculaba la excepcional "Entre Nosotros" de Maren Ade. A partir de aquí, entra el golpe de machete y el terreno implacable y vehemente al que nos lleva en sus posterior tercer acto queda mucho más cercano al de "Criaturas celestiales" o "Amantes Criminales".

Rodada el 90% de su metraje en una única localización (la gasolinera y el campo del que se rodea), confrontando los planos luminosos, sensoriales y envolventes que retratan su suspensión en el campo con los cuadros austeros, geométricos y ultracalculados que retratan la acción en el área de servicio (cuando acecha la nocturnidad nos recuerdan incluso a Gaspar Noé) y articulada sobre un montaje que resulta prácticamente invisible, la que Philip Gröning nos traslada es una historia de amor autodestructivo y ultraviolento, emocionalmente espeso, que es yuxtapuesto con interpretaciones de los grandes filósofos que hacen sus mentes jóvenes. Una película compleja y nada complaciente que requiere una árdua digestión. Todavía en ello estoy.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es