Crónica Berlinale 2017: "Spoor" la bestia humana

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Berlinale 2017: "Spoor" la bestia humana

Agniezska Holland compite por el Oso de Oro con "Spoor". Un cuento moral que es también un thriller ecológico, a través del cual la veterana directora de “Europa, Europa” nos embarca en una búsqueda de los valores esenciales de la vida en pos de su encuentro con el espíritu de la Naturaleza, allá donde la fauna que sufre la crueldad humana toma el protagonismo para plantearnos dónde situar la línea que los separa de los humanos.

¿De qué va?

Janina Duszejko, ex ingeniera, astróloga y vegetariana, vive en un pequeño pueblo en las montañas de Los Sudetes a quien misteriosamente le desaparecen los dos perros con quienes vive. Los días pasan hasta que una noche, aparece un cadáver cerca de su casa. La víctima es un cazador furtivo que murió en extrañas circunstancias. Con el paso del tiempo, van apareciendo en la zona más cuerpos. Y sí, son todos cazadores.

¿Quién está detrás?

Ilustre y veterana directora de origen polaco, Agnieszka Holland se hizo un nombre a nivel mundial gracias a “Europa, Europa”, ópera prima con la cual logró ser nominada al Oscar al Mejor Guión Adaptado en 1990 y gracias a la cual pudo rodar ambiciosos proyectos como es el caso de llevar a la gran pantalla la vida de Riambau de la mano de Leonardo Di Caprio en “Vidas al límite” (1995) o hacer lo propio con la de Beethoven de la mano de Ed Harris en “Copying Beethoven” (2006). Precisamente entre el 2004 y el 2008, una serie policíaca titulada “The Wire”, comenzaba hacer ruido y sus ecos llegaban a Europa. Ante la oportunidad de rodar un capítulo de su tercera temporada, Holland respondió rodando “Moral Midgerty” (Capítulo 8). Su tan positiva experiencia la llevó a participar tanto en la cuarta temporada (“Corner Boys”, Capítulo 8) como en la quinta (”React Quotes”, Capítulo 5) de la que es ya, sin duda, una de las mejores ficciones televisivas (sino la mejor) de la historia. Pues bien, después de dirigir al otro lado del Atlántico una miniserie remake de "La semilla del diablo", Agnieszka Holland ha regresa a Polonia adaptar a la gran pantalla la novela "Spoor" junto a la propia autora, Olga Tokarczuk.


¿Qué es?

Una película de animales y monstruos

¿Qué ofrece?

Un cuento moral que es también un thriller ecológico, a través del cual la veterana directora de “Europa, Europa” nos embarca en una búsqueda de los valores esenciales de la vida en pos de su encuentro con el espíritu de la Naturaleza, allá donde la fauna que sufre la crueldad humana toma el protagonismo para plantearnos dónde situar la línea que los separa de los humanos. Un encomiable principio ético y moral en el que “Spoor” ahonda desde la proyección del deshumanizado deseo humano (valga la redundancia) hacia la vida salvaje de quienes deberían ser nuestros congéneres, convertidos sin embargo en capturas con las que saciar los sádicos anhelos para el propio regocijo de sus desalmados cazadores. El cautiverio, la alienación y en definitiva, el peligro de extinción, son algunos de los deprimentes leit-motivs por los que lamentablemente se rige hoy día la relación de nuestra sociedad supuestamente civilizada con la vida salvaje. Una relación intrínsecamente aniquiladora sustentada en nuestra autoimpuesta supremacía sobre el ecosistema que sustenta el mundo, y que no hacemos otra cosa que arrollarlo consecuencia de la inmoralidad, la corrupción, la crueldad, la avaricia, la estupidez y ante todo, la hipocresía que en muchos casos resulta inherente a la condición humana. Es por ello que “Spoor” pone a los seres humanos y a los animales al mismo nivel, enmarcándolos en un contexto intencionadamente fabulesco en el que los cazadores adquieren forma de monstruos y los animales de víctimas desamparadas. Y en medio de ellos, su incomprendida heroína, una ingeniera retirada, ex-hippy vegetariana y observadora inteligente del mundo, al que intenta comprender y dar respuesta usando su propio lenguaje. Un lenguaje que se traduce en simple enajenación para el insensible y embrutecido microcosmos que le rodea. Es decir, nuestro pan de cada día en la vida real.

En efecto, estamos ante una propuesta ejemplar en lo que a discurso se refiere que sin embargo, se desinfla desde un enfoque formal excesivamente sobrecargado, sobre todo en lo que al empleo de su omnipresente banda sonora y sus desmedidos flashbacks se refiere. Una pena, porque el cine necesita de miradas que profundicen con determinación en la eterna lucha entre vida (animal) y muerte (de mano de los humanos). Películas que como "Spoor" nos recuerden que vivir en armonía con la naturaleza se ha convertido en una utopía hoy día. Funesta reflexión, sobre todo ateniéndonos a la distopía social en la que actualmente nos sumimos. Tengámoslo en cuenta y actuemos en consecuencia.



Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es