Crónica Berlinale 2016: "L'Avenir" como la vida misma

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Berlinale 2016: "L'Avenir" como la vida misma

Una gran musa del cine francés al servicio de la directora joven con más talento del cine europeo. Mia Hansen-Løve demuestra haber alcanzado su plenitud como cineasta (si no lo había hecho ya) con la sensible, exquisita y definitivamente madura, "L'Avenir".

¿De qué va?

"L'Avenir" se centra en Nathalie y Heinz, dos profesores de filosofía casados desde hace varios años y que tienen dos hijos ya adultos. Una pareja más unida por la rutina y los intereses intelectuales compartidos que por el amor, que se ha ido reduciendo a lo largo de los años. Y así hasta que un día Heinz le dice a Nathalie que se ha enamorado de otra mujer y que se muda con ella en el preciso momento en que Nathalie se enfrenta a la muerte de su madre. C'est la vie.

¿Quién está detrás?

Aún en la treintena y con tan solo 4 películas a sus espaldas, Mia Hansen-Løve (cuya imperdible filmografía previa podéis disfrutar al completo en Filmin) se ha erigido en un referente absoluto del cine de autor contemporáneo.

¿Quién sale?

Isabelle Huppert en su mejor versión, que no es otra que la más natural. Por supuesto que estará entre las favoritas del Jurado para el Premio a Mejor Actriz, siempre y cuando, claro está, no le tengan reservado a "L'Avenir" un merecido premio mayor.

¿Qué es?

La otra cara de la moneda de "Villa Amalia".

¿Qué ofrece?

Mia Hansen-Løve vuelve a demostrarnos que las mejores películas no solo se gestan desde las grandes historias. También pueden hacerlo desde los pequeños relatos, partiendo desde el retrato íntimo y veraz. ¿El problema? es necesaria la experiencia de vida, y ello conlleva poseer una extrema sensibilidad, un amplio conocimiento de las incertezas, las penas y los miedos que erosionan nuestra individualidad, así como una obligada madurez en todas las facetas de nuestra subsistencia contemporánea. En efecto, hablamos de algo que está al alcance de contados cineastas. Entre estos pocos elegidos, y con tan solo 34 años en su haber, está la directora de "Edén", quien ahora alcanza su plenitud artística confirmándose como esa realizadora única a la hora de capturar nuestra existencia a través de la presencia. Para que nos entendamos, hablamos de dar forma al significado de la vida. Cada vez más cercana al cine de su mentor (y pareja en la vida real), Olivier Assayas, "L'Avenir" evoca el espíritu revolucionario y filosófico de "Después de Mayo", también el aura y esencia melancólica de "Las Horas del Verano". Una película que bien podríamos señalar como la otra cara de la moneda de "Villa Amaila". Si a las órdenes de Jacquot, Isabelle Huppert se veía acuciada por el rencor y despecho debido al conflictivo abandono por el que se veía sacudida su vida, bajo el mando de Mia Hansen-Løve sin embargo, lo padece desde la aparente indiferencia traumática, evitando todo atisbo de condescendencia, pese a incurrir de lleno en la vertiente dramática.

Con todo ello, "L'Avenir" nos enseña formas diferentes de afrontar un momento crítico de vida bajo el prisma de un personaje que vive en el presente, que no puede mirar hacia atrás, tampoco para delante, que debido a un hecho traumático (como lo es que te deje tu pareja tras 25 años juntos) se da la paradoja que le abre la puerta para escapar del destino predeterminado al que estaba abocado su vida. Y vuelta a empezar. Una situación tan inevitablemente dramática como personalmente constructiva que deja el relato abierto a una libre interpretación, evitando juzgar a los personajes por sus acciones (aquí no hay verdugos ni víctimas), logrando un equilibrio perfecto entre el apoyo intelectual del que se nutre su protagonista y la neutralización de una pedantería al que la inquietud cultural, política y filosófica como elemento de refugio podría conllevar, enseñándonos que el conocimiento bien puede resultar un apoyo, pero jamás una absoluta salvación. Y por supuesto, confrontando la vida urbana con la suspensión en la naturaleza para plasmar de forma inconfundible el paso del tiempo, tal y como Hansen-Løve hace en sus anteriores y geniales películas. Aquí va una más. Lo dicho, c'est la vie.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es