Crónica Berlinale 2012: "Wilaya" sentimiento saharaui

Fuente: Joan Sala (filmin)

Crónica Berlinale 2012: "Wilaya" sentimiento saharaui

Es la otra gran esperanza española de la Berlinale, aunque en este caso lo sea en la Sección Panorama. Una película que nace, como bien explica su propio director, tras muchas visitas a los campamentos saharauis y descubrir que las verdaderas víctimas del conflicto son los seres humanos nacidos en el exilio, los jóvenes de hoy: la nueva generación saharaui que crece mezclada entre culturas propias y occidentales y que construyen su futuro de vida a medida que se alarga el tiempo. Buena cuenta de ello nos da "Wilaya".

¿De qué va?

"Wilaya" es una sencilla y bella historia sobre dos hermanas que se reencuentran en los campamentos saharauis. Nos cuenta cómo es la vida allí a través de Fatimetu (Nadhira Mohamed), una española de origen saharaui que se ve obligada a regresar a los campamentos tras la muerte de su madre. Fátima encontrará el “amor” de Said. Pero por encima de todo se encontrará con su hermana Hayat (Memona Mohamed), un ejemplo de superación que nos demuestra que si se quiere se puede salir adelante incluso en circunstancias tan adversas, casi una metáfora de lo que pasa en los campamentos donde parece que se ha instalado la idea de que ya no se puede hacer nada y es mejor vivir dejándose llevar por las circunstancias.

¿Quién está detrás?

Licenciado en Filosofía y Letras Pedro Pérez Rosado trabaja como asistente de dirección de directores y productores como J.L.García Sanchez, M.Summers, Elias Querejeta, Dibildos, Eloy de la Iglesia y Carlos Saura. Después de trabajar en publicidad en 1993 rueda su primer documental como director.

¿Quién sale?

Las dos hermanas se llaman Nadhira Mohamed y Memoman Mohamed

¿Qué es?

"Vete y vive" + "14 kilómetros"

¿Qué ofrece?

Una nueva e interesante fusión entre la ficción y el documental se erige en el vehículo idóneo para reivindicar una tierra que parece estar en ninguna parte por más que tenga nombre propio y se llame "Wilaya", en la que todos parecen destinados a huir de ella aunque pocos lo consiguen y en la que el uso del teléfono móvil comineza ser tan habitual como lo es la necesidad de una nevera a la que pocos pueden acceder. Y a esta tierra saharaui nos lleva una bella Fatima que fue exiliada a España con tan solo 10 años de edad y que ahora vuelve a visitar a sus hermanos tras la muerte de su madre y donde deberá escoger entre la vida en España, el trabajo, la cultura, la forma libre de vivir o la vida en los campamentos con su originaria cultura y junto a su verdadera familia. Así se construye una historia llena de emociones, sentimientos, vidas cruzadas, separadas y atrapadas, porque  al fin y al cabo, “Wilaya” no es más que una emocionante historia de dos hermanas que se necesitan y que están atrapadas entre dos sociedades.

Publica un comentario

Sin comentarios