Crónica Berlinale 2012: “Home for Weekend” a propósito de Schmid

Fuente: Joan Sala (filmin)

Crónica Berlinale 2012: “Home for Weekend” a propósito de Schmid

Su carta de presentación fue un maravilloso drama que no parecía traernos más que un simple nuevo exorcismo pero que acabó por erigirse en un fiel y digno reflejo de "Rompiendo las Olas". Era la ultrapremiada "Requiem", éxito al que Hans Christian Schmid daría continuidad siendo finalista en los Premios LUX con su segundo film, reconocimiento que lamentablemente no resultó lo suficientemente atractivo para que "Storm" llegara a nuestra cartelera. Al menos, su tercera película hemos podido verla y constatar sus virtudes de primera mano en la Berlinale. Toca hablar de "Home for the Weekend".

¿De qué va?

De tanto en tanto Marco viaja a un pequeño pueblo rural situado a las afueras de Berlín donde residen sus padres y su hermano Jakob, llevando todos ellos una vida, en apariencia, perfecta. Sus padres viven en una preciosa casa con jardín y una enorme piscina, su hermano, que es dentista y vecino, en otro caserón colindante recién comprada. Todo parece idílico hasta que uno de esos tantos fines de semana, salta la alarma: su padre anuncia que deja el trabajo como publicista para escribir un libro y su madre, con una grave patología depresiva, también les avisa que ha dejado de tomar la medicación por decisión propia. Y por si fuera poco, Jakob se apunta a la fiesta destapando que su consulta no es más que un agujero sin fondo con el que pierde 5000 euros mensuales. Pero lo peor de todo, aún está por llegar.

¿Quién está detrás?

"Home for weekend" significa la tercera película de Hans Christian Schmid.

¿Quién sale?

Lars Eidinger (“Entre Nosotros”), Corinna Harfouch ("Berlin Calling") el debutante, que no lo parece tanto, Sebastian Zimmler y Ernst Sotzner ("Underground").

¿Qué es?

“A propósito de Elly” en un contexto familiar.

¿Qué ofrece?

Un certero y afilado estudio psicológico trasladado con suma astucia y abrumadora sensibilidad, sobre una familia que por más que lo tenga todo para ser feliz está hundida en la más absoluta miseria emocional. Así es como, de buenas a primeras, podría definir  este sublime retrato familiar que sin darme cuenta, me va asestando pequeños pero sutiles golpes hasta dejarme totalmente k.o. por el trágico devenir de unos acontecimientos que no vacilan en llevar sus consecuencias hasta el límite más extremo, aunque haciéndolo siempre desde la más absoluta contención narrativa, sin dejarse embaucar jamás por la grandilocuencia melodramática y obsequiándome finalmente con la grata sensación de no recordar haber asisitdo a semejante disección psicológica de los personajes en una ficción desde la maravillosa “A propósito de Elly”, dirigida por Ashgar Farhadi, el mismo responsable de "Nader y Simin" que, para colmo, también estaba en la sala, esta vez para dar el premio y no para recibirlo. Seguro que a él también le ha gustado.

Publica un comentario

Sin comentarios