Cápsulas de filmin: "La Escapada"

Fuente: Ariel Fernández Verba

Cápsulas de filmin: "La Escapada"

En una época como la que vivimos, donde la lectura de más de tres párrafos en la pantalla del ordenador parece ir contra la velocidad del progreso, Ariel Fernández Verba realiza la segunda entrega de esta serie semanal sobre cine encapsulado que no sólo busca las mil caras tras el movimiento filmado, sino también el ojo cómplice de quienes, sugestionados por la propuesta, saben que el cine es algo más que la verdad de otros. En esta ocasión, una revisión del film "La Escapada" del director de cine italiano Dino Risi, protagonizada Vitorio Gassman y Jean Louis Trintignant. Cine del pueblo para el pueblo.

Antes de que el cine europeo se acabe resolviendo como un espacio de solemnes reflexiones sólo para entendidos, en la Italia industrial de los ´60 hubo un hacer-cine a ras del suelo que, si bien folklórico y desentendido, también supo captar la esencia de una época, y ofrecer a su público ese mágico y pavoroso momento en el que incluso la comedia puede ser una terrible verdad.

Dino Risi, un Antonioni del pueblo más popular que pop, dibujó en “La escapada” una Italia a pie de calle que trataba de hacerse con ese progreso industrial y social que borraría del paisaje emocional los restos de posguerra que aún coleaban.   

 Otra road movie que acaba en el mar, con Vitorio Gassman al volante de una vida que se reafirmaba por aquel entonces más allá de la posibilidad, la posibilidad económica claro, la posibilidad social, radiografía de una psicología previsible pero insondable, aquella de envidiable ligereza intelectual pero a costa de la improvisación, la jerga, el gusto…

Por otro lado y de copiloto, tenemos a un joven Jean Louis Trintignant, aparente antagonista que funciona como la victima que es arrastrada por esta masa que vive a corto plazo sin noción de la trascendencia, y en su omisión se termina sabiendo uno más.

Accesible y ligero cual Batman y Robin y aún así espejo del alma cual historia sin mascaras, este cine en general y “La escapada” en particular, se inscribe dentro de ese fatídico intento por llegar a todos y romper con lo que de elitista puede llegar a ser la rabia que filma, la denuncia que narra y la comedia que cuenta que no somos nada.   

Publica un comentario

Sin comentarios