"Border" en los confines de lo humano

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

"Border" en los confines de lo humano

El director de la maravillosa “Shelley” adapta una novela del autor de “Déjame Entrar” con la colaboración en el guión de la directora de "Holiday". Así se presenta “Border”, un singular y muy potente pastiche de géneros que, con todo merecimiento, se hizo con el premio a Mejor Película en Un Certain Regard del pasado Festival de Cannes.

¿De qué va?

Tina es una agente de aduanas reconocida por su eficiencia y por su extraordinario olfato. Da la impresión de poder oler la culpabilidad de un individuo. Pero cuando Vore, un hombre aparentemente sospechoso, pasa junto a ella, sus habilidades se puestas a prueba. Tina sabe que Vore oculta algo, pero no lograr identificar qué es. Peor aún, siente una extraña atracción por él.

¿Quién está detrás?

Ali Abbasi, director danés de origen iraní que causó sensación con "Shelley", su primer largometraje, un drama de horror con claras reminiscencias de "La Semilla del Diablo" que destacó en la Berlinale 2016 y resultó incomprensiblemente incomprendida  su paso por el Festival de Sitges, donde fue incluida en Sección Oficial. Para su segunda película, Abbasi adapta la novela homónima de John Ajvide Lindqvist. Para que nos entendamos, el autor de "Déjame Entrar". Y lo hace con la colaboración de Isabella Ëklof, la responsable de "Holiday", debut que incendió el último Festival de Sundance a su paso y que a partir de junio podrá verse en en Filmin en el marco del Atlántida Film Fest.

¿Quién sale?

La sueca Eva Melander y el finlandés Eero Milonoff  se someten a un extremo proceso de transformación. A pesar de la gran máscara de silicona que llevan incrustada no pierden un ápice de su fuerza expresiva. Un resoplido suyo vale más que mil palabras.

¿Qué es?

Un punto y seguido a "Déjame entrar" que presenta asimismo claros paralelismos con “Shelley”, los cuales no revelaré por no incurrir en el spoiler.

¿Qué ofrece?

Cuenta el propio director, Ali Abbasi, que vio "Déjame Entrar" antes de leer el libro de John Ajvide LindqvistUn novela, una película, que han sido para él, como probablemente para la mayoría de nosotros, un pionero descubrimiento que ha llevado a la irrupción de un nuevo realismo nórdico impregnado del fantástico. De hecho, él mismo confiesa que Suecia es el último lugar donde esperaba ver emerger un innovador género cinematográfico que atesorara estas transgresoras señas de identidad. Y esto es precisamente lo que le llevó a adentrarse en mayor profundidad en las novelas de Lindqvist hasta llegar a "Border". Su nueva película es un siniestro cuento de hadas que transita múltiples universos paralelos en los que de forma perturbadora confluyen crónica social, comedia grotesca, thriller criminal, terror, folklore e incluso una inclasificable love-story de la cual desemboca la que bien podría ser la mejor secuencia de sexo del año. Y lo más sorprendente de todo es que a pesar de tocar tantos y tan diferentes palos, logra la difícil misión de hacer que todo cuadre, que todo encaje. Mucho abarca, y mucho aprieta. Es la excepción que confirma la regla. Nada de lo que sucede en "Border" es caprichoso o gratuito por más que con tantos giros y fusión de diferentes temas y conceptos bien podría serlo. El suyo es un complejo engranaje cuyo destino no es otro que embarcar al espectador a los confines de lo humano, allá donde la monstruosidad colisiona frontalmente con la existencia. Poco más quiero revelar sobre una obra de la cual, cuanto menos información tener de la misma, mejor. El impacto será aún mayor. 



Publica un comentario

Sin valoraciones