Apostatamos con Federico Veiroj

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Apostatamos con Federico Veiroj

”El Apóstata” es principalmente grande porque está originalmente concebida para el disfrute, y encima lo transmite. Hablamos de una película que surge a raíz de la relación, humana y cinéfila, de dos grandes amigos. De hecho, está inspirada en la experiencia personal que le tocó vivir a Álvaro Ogalla, quien por primera vez protagoniza una película (además de co-escribir junto a Federico Veiroj el guión). Dos almas prácticamente gemelas que nos han brindado una de las propuestas más genuinas y brillantes de cuantas pudimos disfrutar durante el reciente Festival de San Sebastián, donde tuvimos ocasión de charlar con Federico Veiroj, todo un ejemplo de sabiduría y pasión cinéfila, acerca de las principales claves que llevan a “El Apóstata” a erigirse una de las citas imperdibles que a lo largo de este año nos ha deparado (y deparará) nuestra cartelera cinematográfica. No lo duden, a por ella.

1. El Apóstata, todo un personaje...

"De Álvaro soy amigo desde hace 15 años, nos conocimos trabajando en la Filmoteca de Madrid, los dos venimos del mundo del archivo y de aquella época es mi mejor amigo. Después de que yo me viniera a Uruguay, mantuvimos el contacto, incluso le visitaba a menudo. Y fue durante esta etapa que me contó que quería apostatar. Cuando me contaba los pequeños momentos que le tocó vivir durante todo este proceso enseguida me inspiraron la película y a partir de ahí empezamos a fantasear en la historia. Evidentemente, su personaje tiene algunas cosas de él pero también de mi, incluso de mucha mas gente que ni sabemos, ni tan siquiera conocemos. Este es el germen de todo. El caso no es que llamara a un no actor o buscara a alguien no profesional. Sino que surgió de forma natural en alguien que ya sabia lo que precisaba el papel, cuya sensibilidad y personalidad incluso ya conocía. Tenía claro que Álvaro podía abarcar el abanico personal tan vasto y particular que necesitaba para crear la historia de su personaje, alguien de película total. Lo importante era ir contando, trascender varias capas de esa personaje que a su vez son las que hacen que pasemos a la fantasía más delirante, al pasado más poético o al presente. Era como todo mezclado. El personaje es eso. No hay tantos cambios de tono si no que el personaje se muestra de distintas maneras. "El Apóstata" es fantasía, drama o comedia, según como esté el personaje, por mas que a veces ello descoloque. Eso es muy rico y contaba con esa materia prima".

2. ...y el suyo, un cine (no solo) de personajes

“Puede que mi cine sea un cine de personajes. Para mi lo de tener un personaje fuerte es muy importante, pero también me es muy importante tener claro que lo que viene acompañado es una historia de amor y supervivencia. Al personaje de Acné por ejemplo, parece que no le falta de nada. Se trata de un personaje que esta bien con la familia, que no tiene problemas económicos y que tiene sexo en el minuto 7. Parece que lo tiene todo pero actúa como actúa porque le falta amor. Y claro, el desafío narrativo es generar la empatía con el público a través de un conflicto no tan evidente. En La vida útil en cambio, el conflicto personal surge de forma más clara y en “El Apóstata” también. Me doy cuenta que el hecho de tener personajes con un marcado cariz protagónico ha sido un motor importante para mi. Al concebir la película hay algo como de fecundación entre el momento en que me surge el personaje e ideo la historia, el contexto. En el caso de La vida útil por ejemplo, era un proyecto que yo tenía abandonado, metido en un cajón hasta el momento que un día presencié una entrevista a Jorge Jelinek y yo, mientras miraba la entrevista, ese proyecto que aparentemente estaba parado fecundó con Jorge en mi cabeza y empezó a emerger. A los 3 meses le dije a Jorge que estaba fecundando con el, que me confirmara si estaba interesado porque sin él no iba a poder llevarlo a cabo. En el caso de “El Apóstata” también es una película personalmente hecha y concebida para Álvaro, para su particular visión y manera de ver el mundo. Quería rodarla porque sabia que íbamos a trabajar con una mirada muy personal y de esa unión iba a sacar algo que nos iba a funcionar y nos iba a nutrir”.

3. No hay denuncia, tampoco crítica. Lo que ante todo hay es: España

"El Apóstata no es una crítica, tampoco es una película de denuncia. El punto de partida es: dado que existe una gran presencia en la cultura, en la tradición o en la herencia de todos, es como que no se precisa la critica, se da por hecho y establecido. Pero la crítica esta en el día a día, en notas que escribe la gente, en lo que uno puede pensar o imaginar. A mi lo que me interesaba es dar con un personaje que transmita todo este bagaje histórico y que de alguna manera, quiera salirse de él. Me parece que la crítica hubiera sido más fácil que basarse en la cantidad de trascendencia que ha habido en los 600 años post inquisición. Es lo que me parece verdaderamente rico y particular de la península en general. Por lo que todo sabemos, la importancia y la trascendencia del siglo XX está atravesada en la historia y me parece algo muy único. De hecho, cuando me preguntan porque filmar en España respondo que es porque se trata de un país extremadamente particular, que tiene la historia que tiene, y siempre con la religión muy presente. Lo que nosotros buscamos con El Apóstata es dar con un personaje que erosione todo esto, no tanto por criticar si no por asumir su grandiosidad. De hecho, mirar la religión desde un punto de vista eminentemente estético y poético me parece muy rico y ha sido nuestro principal reto narrativo".

4. Una película anclada en un NO tiempo

"El tiempo que transita El Apóstata es un tiempo como de cine, como de ficción, no necesariamente de un época concreta. Desde el momento que decidimos que la presentación del personaje sea al son de una canción de un disco maravilloso de García Lorca, que es como que revive los 30 pero que podría ser de cualquier época si lo ubicamos en el tiempo, ya sugerimos que nuestra idea no es tanto reconstruir una época concreta como lo es crear un espacio romántico y estético que nos guste. Por ejemplo, los coches que salen son de ahora pero también hay cosas de Benito Perez Galdós, que pese a datar de 1890 mantienen un discurso muy actual a la hora de trasladar esa picardía en el seno de un enfrentamiento en la sociedad que ha estado desde siempre. No es algo nuevo, es de ahora pero también es de antes. De hecho, en la película salen ordenadores porque nos gustaba como quedan a nivel estético. Presentar monjas que parezcan administrativas, que los colores beiges de los monitores combinen con los velos de las monjas, crear ese efecto. Son monitores del 97, pero el caso es que para la película venían bien y me gusta como quedan. El concepto surge de trabajar en un tiempo de cine en el que sea posible que pueda pasar esto y es una base que también nos ayuda a crear momentos de delirio histórico, cuando Gonzalo tiene paranoias persecutorias o fantasías inquisitorias por ejemplo, pensaba en el medievo, incluso a nivel sonoro trabajamos un sonido que pudiera ser de ese tiempo. Son cosas que necesitábamos para crear ese universo, descubrir un mundo que tiene fantasía, tanto como la realidad de hoy".

5. Bailar al son de Aleksandr Nevsky, García Lorca, Estrella Morente, Isabo...

“El reto que supuso diseñar la banda sonora es algo increíble. Con la canción de García Lorca por ejemplo, cuando la encontramos tuvimos claro que tenia que ser esa. Por más que no se entienda la letra habla de dos primos que deciden ir a hablar con el cura y aún y así no quisimos ponerle subtítulos en ingles para que funcione más como un tema de situación para entrar en ambiente. Es una canción muy hermosa. También tomamos dos extractos de la banda sonora que Prokófiev compuso para "Aleksander Nevsky". En este caso son extraídos de la versión de Claudio Abbado, que en mi opinión es la mejor que existe. Ene este sentido, cabe destacar que en un principio la banda sonora iba a ser una composición original de Federico Jusid, que es el compositor de la banda sonora de "El Secreto de sus Ojos" y que a menudo trabaja con Alberto Iglesias o incluso para Ridley Scott. De hecho, estos temas los cogimos como referencia para el proceso de montaje que ha corrido a manos de Fernando Franco. Y fue en este proceso precisamente donde comprobamos que nos iba como anillo al dedo. Qué necesitábamos de esa grandiosidad, esa potencia que transmite. También hemos utilizado música de Isabo, un grupo punk de Irún que me encanta, y en vivo aparecen Israel Fernandez y el Cabeza, de quienes soy muy fan. Al final es Estrella Morente quien se escucha”.

6. ...o incluso del Archivo NO-DO

“A lo largo de estos últimos 15 años, en mi educación cinematográfica, aparte de Bardem, Buñuel, Saura o Erice, he tenido acceso a mucho material de todas las épocas de todo tipo de cosas. Como ya te dije, soy del mundo del archivo y vengo de la Filmoteca donde se recolecta mucho material y de todo tipo, en el que tiene cabida incluso el archivo histórico NO-DO de RTVE. Se guarda tanto el material patriótico oficial, es decir el de bandera, que presenta un tipo de música más militar, pero también otro tipo de documentales más divulgativos. Son piezas referentes a zonas y regiones más determinadas, que tienen más color, son más pintorescas y no presenta esa impronta propagandística. Pues bien, para "El Apóstata" seleccionamos música de estas piezas, en particular de un documental de caza hispánica, también de otro documental sobre seguros de enfermedades que data de los años 50. De hecho, los grabamos de la propia Filmoteca ya que conocíamos el material y sabíamos que tiene esa raíz clásica y melodramática que a nosotros nos encaja a la perfección. Durante este proceso, es como que se han mezclado la investigación que hacemos con nuestro pasado. Es algo que hemos trabajado muy al detalle”.

6. Amor por Buñuel

“Cuando era adolescente decidí realizar cine viendo a Buñuel, sentado en una sala, sintiendo todo lo que tenia que sentir de su cine. Es decir, ambigüedad, ironía, las distintas capas que tiene su narrativa. Lo que pensé en ese momento fue que si la herramienta cinematográfica puede provocar este goce en el espectador, igual puedo intentarlo yo también como realizador. Fue realmente hermoso, y es que Buñuel fue generoso ademas de maestro. Se notaba mucho que disfrutaba rodando. Quería su material, amaba sus personajes. De hecho, si él está presente en mis pelis es porque vivo con él, me fascina mucho y lo tengo siempre muy presente. Eso si, partiendo siempre de su esencia y de forma prácticamente inconsciente, nunca del homenaje explícito. Siempre que me lo mencionan en entrevistas me lo tomo como un halago porque es alguien a quien me debo y me encanta”.

7. Una película hecha para disfrutar, y compartir el disfrute

“Si yo también disfruto de algo confío en que sea disfrutable para mas gente y le guste compartirlo. Me gusta mucho que lo que a mi me gusta, guste a muchos, quiero verlo, mostrarlo. Confío en el gusto y la percepción de la gente. Con la música me pasa igual, cuando la escucho, la pongo con imágenes y lo veo en el monitor pienso y digo “esto es hermoso”. Es un sentimiento que me gusta extrapolarlo a una sala de cine, a pensar que puede llegar a sentirlo otro. Es lo mas lindo, compartir el disfrute”.


Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es